Mamá, papá, tírate a la piscina

Mamá, papá, tírate a la piscina

Sí, molonas, un día eres joven y al día siguiente vas a la piscina con silla. Pero todo por el bien de mi integridad física. Y es que a estas alturas de la vida, cuando no te duele la espalda alta, te duelen las lumbares o te crujen las rodillas. Ley de vida.  ...