Soy Isabel

 

«Hoy por hoy, tenemos una familia que no es perfecta pero que hacemos equipo cada día, nos sentimos unidos y seguros. En casa se respira un ambiente familiar sano y equilibrado.»

Dani y yo somos una madre y un padre como tú. Con la llegada de nuestro segundo hijo el descontrol se apoderó de nuestra casa: las rabietas, los gritos, las amenazas, los celos, los chantajes… eran el pan nuestro de cada día. Nos sentíamos desbordados y completamente desgastados.

Continuamente nos quitábamos autoridad el uno al otro porque entendíamos la educación de diferente manera. Cada noche nos acostábamos con un gran sentimiento de culpa por ese grito, esa amenaza, ese castigo o esa rabieta que no habíamos sabido afrontar sin perder los nervios. Nos sentíamos perdidos, realmente no sabíamos cuál era el camino correcto.

Un día, mientras nuestro pequeño estallaba en una rabieta interminable, lo tuvimos claro: necesitábamos encontrar una ruta clara y empezar a dar pasos con los que sentirnos seguros y recuperar el control de la situación.

Inicié mi camino hacia la Disciplina Positiva y todo empezó a tener sentido. Mi forma de actuar cambió y el ambiente en casa mejoró de forma notable. Fue entonces cuando Marido se sumó y al fin empezamos a educar de la mano. En este proceso conectamos con un montón de madres y padres como nosotros. Esto nos ayudó mucho a entender el aprendizaje que se esconde detrás de cada error.

La magia se dio cuando entendimos que teníamos que aprender de nuestra propia experiencia. profundizamos en diferentes disciplinas que pusimos en práctica convirtiendo cada dificultad en un reto para aprender en familia.

Entendimos que no hay dos padres, ni dos hijos iguales, cada circunstancia es un mundo. Por ello, creamos un enfoque propio para trabajar en nuestra casa.

De toda esta formación, y de nuestra experiencia personal aplicándolo con nuestros tres hijos, nació nuestro Método Family Training. Un entrenamiento creado para familias reales, que no son perfectaas pero que quieren sentir la seguridad de que están en el camino correcto. Para madres y padres que necesitan recuperar las riendas de su hogar, a la vez que mejoran el ambiente familiar y respiran entendimiento y cooperación.

Hoy por hoy, tenemos una familia que no es perfecta pero que hacemos equipo cada día, nos sentimos unidos y seguros. En casa se respira un ambiente familiar sano y equilibrado.

Desde que inicamos esta andadura, hemos compartido nuestros conocimientos y experiencias con más de 293.071 madres y padres de nuestra comunidad. 5.235 familias se han formado con nuestro método y hoy ya se sienten orgullosos de los padres y madres que son.

Soy Isabel

 

«Hoy por hoy, tenemos una familia que no es perfecta pero que hacemos equipo cada día, nos sentimos unidos y seguros. En casa se respira un ambiente familiar sano y equilibrado.»

Dani y yo somos una madre y un padre como tú. Con la llegada de nuestro segundo hijo el descontrol se apoderó de nuestra casa: las rabietas, los gritos, las amenazas, los celos, los chantajes… eran el pan nuestro de cada día. Nos sentíamos desbordados y completamente desgastados.

Continuamente nos quitábamos autoridad el uno al otro porque entendíamos la educación de diferente manera. Cada noche nos acostábamos con un gran sentimiento de culpa por ese grito, esa amenaza, ese castigo o esa rabieta que no habíamos sabido afrontar sin perder los nervios. Nos sentíamos perdidos, realmente no sabíamos cuál era el camino correcto.

Un día, mientras nuestro pequeño estallaba en una rabieta interminable, lo tuvimos claro: necesitábamos encontrar una ruta clara y empezar a dar pasos con los que sentirnos seguros y recuperar el control de la situación.

Inicié mi camino hacia la Disciplina Positiva y todo empezó a tener sentido. Mi forma de actuar cambió y el ambiente en casa mejoró de forma notable. Fue entonces cuando Marido se sumó y al fin empezamos a educar de la mano. En este proceso conectamos con un montón de madres y padres como nosotros. Esto nos ayudó mucho a entender el aprendizaje que se esconde detrás de cada error.

La magia se dio cuando entendimos que teníamos que aprender de nuestra propia experiencia. profundizamos en diferentes disciplinas que pusimos en práctica convirtiendo cada dificultad en un reto para aprender en familia.

Entendimos que no hay dos padres, ni dos hijos iguales, cada circunstancia es un mundo. Por ello, creamos un enfoque propio para trabajar en nuestra casa.

De toda esta formación, y de nuestra experiencia personal aplicándolo con nuestros tres hijos, nació nuestro Método Family Training. Un entrenamiento creado para familias reales, que no son perfectaas pero que quieren sentir la seguridad de que están en el camino correcto. Para madres y padres que necesitan recuperar las riendas de su hogar, a la vez que mejoran el ambiente familiar y respiran entendimiento y cooperación.

Hoy por hoy, tenemos una familia que no es perfecta pero que hacemos equipo cada día, nos sentimos unidos y seguros. En casa se respira un ambiente familiar sano y equilibrado.

Desde que inicamos esta andadura, hemos compartido nuestros conocimientos y experiencias con más de 293.071 madres y padres de nuestra comunidad. 5.235 familias se han formado con nuestro método y hoy ya se sienten orgullosos de los padres y madres que son.