Sentir la presión externa cuando educamos