Sabemos que encontrar ejemplos de disciplina positiva y de educación positiva en general, a veces, es difícil. Por eso os presento una nueva píldora que espero que os ayude a entender mejor la aplicación de esta filosofía de vida. Hoy hablamos de esas situaciones en las que nos sentimos juzgados.

 

La presión externa

 

A todos nos condiciona el público cuando tratamos de corregir la “mala conducta“ de nuestros hijos. Nos sentimos juzgados. Os pongo un ejemplo:⁣

Estamos en familia, abuelos y tíos están en casa. Es la hora de la merienda y uno de nuestros hijos dice que quiere de merienda helado de chocolate. ⁣

No suele ser casualidad que elijan estos momentos con público, para tensar la cuerda.⁣
Nosotros le decimos que hoy no se puede comer helado (previamente hemos acordado que solo se come helado el fin de semana). ⁣
El niño insiste y entra en modo rabieta. ⁣

En ese momento nos crecemos y le castigamos sin ver la tele hasta que cumpla los 18. ⁣

¿Te ves reflejado?⁣

Normalmente, nos condiciona mucho la presencia de más gente a la hora de afrontar estas situaciones y que piensen que somos “muy blanditos” con nuestros hijos. Nos sentimos juzgados. Por eso nos solemos poner más duros y severos de la cuenta y eso es injusto. ⁣

La presencia de público, no debe condicionar la manera que tenemos de educar a nuestros hijos. ⁣

 

 

⁣Sal de la escena

 

Para afrontar estas situaciones, Siegel y Bryson en “Disciplina sin lágrimas”, nos proponen lo siguiente:⁣

Debemos llevar a nuestro hijo aparte donde nadie nos escuche y actuar tranquilamente con él. Así, desaparece la preocupación de cómo te van a juzgar y te ayuda a céntrate en el niño. Evidentemente, es la ocasión de practicar las técnicas que nos proponen en el libro, como “Conectar antes de redirigir” y de la que ya hemos hablado en anteriores posts. ⁣

Recuerda, conecta primero (válida sus emociones, permitelas y ofrece un abrazo) y una vez conseguida la calma por ambas partes, redirige el comportamiento (buscamos soluciones y reparación del daño causado y ayudamos a que empatice con las personas que han sufrido las consecuencias de sus actos)⁣

 

 

Si te ha gustado comenta y comparte. Puedes seguirme en Instagram como @marido_official

*Si estás interesado en conocer más sobre este modelo educativo, puedes visitar nuestra web de formación donde encontrarás nuestro curso Educa en Positivo. Pincha aquí y obtendrás una lección gratuita. Mira lo que opinan nuestros alumnos aquí.

*Te dejamos enlace con nuestra bibliografía recomendada.

¿RABIETAS?





Que no cunda el pánico.    Descarga nuestro
EBOOK GRATUITO:

Una guía práctica para afrontar las 
rabietas sin morir en el intento.
AQUÍ
close-link