Al fin os puedo confirmar la agenda de talleres de Disciplina Positiva para este otoño 2019. Esta sería la programación para este trimestre.

  • 21 de septiembre – Vizcaya (La Etxelaia)
  • 28 de septiembre – Madrid
  • 5 de octubre – Mallorca
  • 20 de octubre – Zaragoza
  • 27 de octubre – Valencia
  • 10 de noviembre – Barcelona
  • 16 de noviembre – Murcia
  • 23 de noviembre – Málaga
  • 1 de diciembre – Valladolid

 

 

¿En qué consiste un taller de Disciplina Positiva?

 

Parece que fue ayer cuando me certifiqué en Disciplina Positiva con Marisa Moya. Recuerdo los miedos antes de lanzarme a dar mis propios talleres. Fue entonces cuando mi amiga y compañera, María Soto (una crack de la materia), me cogió de la mano para dar el primero de muchos. Sí, desde entonces, no he parado. Han sido cerca de 400 personas en cuestión de unos pocos meses los que han confiado en mí para conocer este enfoque. Pero, ¿en qué consiste un taller de Disciplina Positiva?, ¿para quién está recomendado?, ¿cuándo se puede aplicar realmente? Hoy contesto a estas y a muchas dudas que me llegan cada día a mi correo y a mis redes sociales.

¿Por qué un taller presencial?

Los talleres presenciales suponen un antes y un después. Entre otras cosas, porque gracias a las dinámicas los padres nos ponemos en el lugar de nuestros hijos. Hay actividades que son súper potentes y que nos hacen ver las cosas de otra forma. Y, por otro lado, ayuda mucho ver que no estamos solos y que hay más madres y padres en situaciones similares a la nuestra.

¿Cuánto dura un taller intensivo?

El taller intensivo comienza a las 10:00 de la mañana y termina a las 19:30 de la tarde. Lo sé, parece too much para el body pero puedo prometer y prometo que las horas se pasan volando. Hay un descanso a media mañana para salir un poco, tomar el aire y un café. Y otro parón para comer que dura una hora y media.

¿A quién va dirigido?

A todas las personas que se relacionen con niños. Principalmente a padres, tutores, abuelos, etc. Y a aquellos que quieran dejar de gritar, de castigar, de chantajear, de premiar; en definitiva, que quieran tener una relación más sana con sus hijos. Estos talleres nos dan muchas herramientas que nos ayudarán en el día a día y, sobre todo, a educar a largo plazo.

A mis talleres han venido también bastantes docentes y la mayoría coinciden en que les ayuda, además de para entender a sus alumnos, también para empatizar con los padres. Eso sí, existen talleres específicos para aplicar en el aula. Yo me certifico en breve 😉

Mi marido no quiere ir

Normal, jajaja… a ver, honestamente, no es el plan que más apetece un sábado o un domingo, ¿qué quieres que te diga? pero ojo, porque los «obligados», como a mí me gusta llamarles, suelen ser los más entregados al final. No sé qué les pasa pero a medida que ven que el taller es divertido, emocionante, que no es tontería eso que me están contando, acaban viniéndose muy arriba.

Si tu marido dice «no», hay que respetar su decisión de no venir. Pero no te vengas abajo, mujer. Siempre digo a las mamis que vienen solas que marido (el mío) era igual. Él pasaba de esto, le parecía algo innecesario. Fue a través de verme a mí en acción en casa, cuando descubrió que esto realmente funcionaba y empezó a copiar mis técnicas cuando yo no miraba. Así que no te preocupes, si marido se ha reconvertido, no pierdas la esperanza con el tuyo.

Ok, yo aplico Disciplina Positiva en casa pero en el colegio hacen lo contrario

¡A mí me lo vas a decir! pero siempre digo lo mismo: la educación que más pesa en nuestros hijos es la que reciben en casa. Somos sus máximos referentes. Así que aprovechemos nuestro papel de «influencers» (como dice mi amiga Bei Muñoz) para ser ese ejemplo que les de seguridad, calma y fuente de aprendizaje constante.

¿A partir de qué edad se puede aplicar la Disciplina Positiva?

Hay que tener en cuenta que en Disciplina Positiva el foco está en nosotros. Es decir, es un cambio en nuestra manera de entender la infancia y sus necesidades. Cuando aprendes a ver más allá de los comportamientos, supone un antes y un después. Pero, lo dicho, el cambio está en nosotros, por lo que adentrarse en el mundo de la Disciplina Positiva no tiene edad, ni momento ideal. Otra cosa es que algunas herramientas no se puedan poner en práctica hasta una etapa concreta del desarrollo de nuestros molones.

¿La Disciplina Positiva consiste en educar con permisividad?

No, precisamente la Disciplina Positiva se sitúa en el término medio. No es ni autoritarismo y ni permisividad. Nos ayuda a poner límites a los niños con firmeza y cariño (¿eso existe? ¡SÍ!).

¿Se acabarán las rabietas para siempre?

Milagritos a Lourdes. La DP no es una fórmula exacta, ni mágica. No acaba con los conflictos pero nos enseña a entenderlo y, por lo tanto, a gestionarlos mejor. Hay una frase que para mí es vital «Todo lo que queremos que aprendan, lo tenemos que aprender nosotros primero».

¿Cómo puedo conseguir mi entrada para ir a un taller?

Las entradas suelen salir a la venta dos semanas antes de cada taller. Yo aviso siempre a través de instagram stories. No pongo todas a la venta a la vez porque me da miedo que haya algún contratiempo y haya que modificar alguna fecha. Además, para organizar el mailing de cada grupo me resulta más fácil ir poco a poco. Porque sí, una vez tienes tu entrada, unos días antes del taller, recibirás un correo mío con información importante antes de asistir.

Y esto es todo, si tenéis alguna duda más, no dudéis en contactar conmigo o en dejar un comentario aquí abajo. Si quieres saber cómo empecé en esto, te recomiendo que leas este otro post. Además, también te recomiendo que leas  «Razones por las que todos los padres deberíamos conocer y aplicar la disciplina positiva». Por último, te invito a ver el directo que hice en instagram contestando a dudas de las molonas acerca de este mismo tema pinchando aquí.

 

¡Qué tengáis un feliz día!