Disciplina positiva ¿por dónde empiezo?

disciplina positiva

Disciplina positiva ¿por dónde empiezo?

Hasta hace un año y medio yo no tenía ni idea de qué era la Disciplina Positiva. Ni idea. Lo que sí sabía es que tenía un reto en casa, llamado niñomolón, con un corazón enorme pero un temperamento igual de grande… o más. Entonces me llegó la oportunidad de hacer un curso de iniciación de disciplina positiva con Bei en la escuela Bitácoras. Para mí ese curso fue el principio de un gran cambio; me sirvió para darme cuenta de que ese era el camino que quería seguir para educar a mis hijos. A raíz de aquello, escribí la entrada Razones por las que todos los padres deberíamos conocer y aplicar la disciplina positiva” (cuya lectura os recomiendo a las que no sepáis muy bien qué va esto). Pero lo cierto es que, al terminar el curso, seguía con muchísimas dudas sobre cómo aplicar en casa todos esos conocimientos.

Libros

El siguiente paso para mí fue ponerme a leer. Hay algunos libros que me han resultado algo densos y se me han hecho bola. La verdad sea dicha. Y otros que me han resultado fáciles de leer y bastante prácticos. Por eso siempre recomiendo empezar por estos dos títulos:

El cerebro del niño (Siegel)

Disciplina sin lágrimas

* Aunque os dejo enlace a amazon pinchando en los títulos, os recomiendo comprar libros en pequeñas librerías. Y ojo con los precios en esta plataforma, en cuanto se agotan te pasan a otros vendedores que los hinchan y te pueden llegar a costar el doble, incluso el triple o más.

Estos dos son muy entretenidos de leer, se entienden bien y traen bastantes ejemplos con los que sentirnos identificadas. Para las que queráis profundizar más, la “biblia” (por así decirlo), de la disciplina positiva es Cómo educar con firmeza y cariño, de Jane Nelsen, madre de la DP.

Aplicación

Poco a poco fui asimilando conceptos y poniéndolos en práctica en casa. Unas veces con más éxito que otras. Pero mi sensación era que, aunque la cosa empezaba a funcionar y a obtener muy buenos resultados, me faltaban herramientas. Entonces me topé con Eva de familytips.es, ella nos hizo una sesión de asesoría personalizada que fue genial. Entonces fui consciente de la importancia de formarme de forma presencial, poder hacer preguntas e ir resolviendo las cuestiones que me iban surgiendo con respecto a esta filosofía de vida (porque la disciplina positiva es mucho más que un método para educar).

Asesorías

En mi faceta de bloguera e instagramer, me llegan muchas consultas de madres que necesitan desahogarse, compartir conmigo sus inquietudes y saber mi opinión sobre determinados casos. Sin darme cuenta me vi aconsejando a esas madres (y a algún padre) con el fin de poder ayudarles y que vieran un poco de luz. Pero, por supuesto, surgieron en mí los miedos a dar un consejo que no fuera acertado, me faltaba la seguridad que te da el especializarte en una materia. Así que hablé con mi amiga Lee, BabyTribu, que lleva años inmersa en este tema y ella me aconsejó que me certificara con Marisa Moya, entrenadora de la Asociación de Disciplina Positiva de España.

Así fue. Soy una persona que, cuando lo tengo claro, tomo decisiones bastante rápido. En cuestión de diez días me vi formándome con ella. Fue un curso intenso, esclarecedor, con un montón de conceptos nuevos, de resolución de un montón de dudas, etc. Descubrí la importancia de encontrarte con otras madres (y algún padre) que tienen las mismas inquietudes que tú, los mismos retos y las mismas preocupaciones. No molonas, no estamos solas.

 

Talleres presenciales

Pero eso no fue todo, después de la certificación, he necesitado un tiempo para asentar tantos conocimientos y ponerlos a prueba. La verdad es que me siento muy satisfecha al comprobar los buenos resultados que estamos consiguiendo en casa. Tanto es así que marido y yo acudimos a un taller presencial juntos con Bei Muñoz, mi querida Bei, que fue también una maravilla. Ahí marido se volvió muy fan y muy defensor de establecer límites desde el cariño y el respeto.

Después, acudí a un taller con María Soto, otra crack en esto de la Disciplina Positiva. Cada taller presencial me ha enseñado algo nuevo. Aunque los conceptos y dinámicas se repiten, las personas que participan son distintas, cada facilitadora tiene su propio estilo y de todos se aprenden cosas nuevas.

¿Tengo que ir a muchos talleres?

No, no he dicho eso. En mi caso, al estar en un proceso en el que me estoy preparando para impartir disciplina positiva, he necesitado acudir y ver cómo se manejan mis compañeras, cómo organizan las clases y qué dinámicas utilizan. Pero si tú solo quieres aprender cómo aplicar la disciplina positiva en casa, y no aspiras a asesorar a otras familias, te diría que la mejor forma es acudir a un taller presencial completar con algunas lecturas, como las que he citado antes.

 

¿Con quién me podría formar?

Hay bastantes opciones. En la web de la Asociación de Disciplina Positiva tienen un apartado donde figura una agenda con talleres en diferentes ciudades. Además, hay compañeras que ofrecen formación online. Yo todavía no puedo ofrecer esta posibilidad porque quiero ir paso a paso, primero empezar con talleres presenciales y después invertir en una plataforma que me permita también hacerlo online. Pero cada cosa lleva su tiempo y no quiero precipitarme. Desde luego, aunque empezaré por Madrid, mi intención es moverme por la geografía española. Sois muchísimas las molonas interesadas en acudir a mis talleres, así que para mí va a ser un honor viajar siempre que se pueda para llevar la disciplina positiva allá donde vaya.

Pero, no me queda claro, ¿qué es la disciplina positiva?

Es la filosofía de los psicólogos Alfred Adler y Rudolf Dreikus, que ha sido desarrollada por las psicólogas Jane Nelsen y Lynn Lottbasados. La disciplina positiva ayuda a los adultos a entender la conducta de los niños y nos dota de herramientas para actuar de forma positiva con ellos. Este tipo de filosofía no busca culpables, sino se enfoca en encontrar soluciones entre todos, siempre desde el respeto. Sin duda, uno de los puntos fuertes que me atrajo de esta forma de educar a mis hijos fue que se trabaja a largo plazo y que, con ello, estamos ayudando a que crezcan con una buena AUTOESTIMA. Y, no solo eso, sino también que les va a dotar de buenas habilidades sociales, tan necesarias para la vida.

Entonces me di cuenta de que esto realmente no solo iba a ayudar a generar un buen ambiente familiar dentro del hogar, sino que va mucho más allá. Si abundara la disciplina positiva en las familias, en el aula y en la vida en general, creo firmemente que conseguiríamos una sociedad mejor. Si sois profesoras y ejercéis, os recomiendo sin duda que os certifiquéis en disciplina positiva ya que hay una formación específica para aplicar en el aula. Os recomiendo contactar con mi mentora, Marisa Moya.

 

Conclusión

Si algo tengo claro es que la disciplina positiva me ha hecho sentir segura de que he elegido el camino correcto como madre. Siento que lo estoy haciendo bien, incluso cuando me equivoco. Porque cada error es un aprendizaje y en una sociedad que penaliza el fracaso, es un auténtico privilegio aprender a valorar esos fallos como una oportunidad de aprender. Si dudas, si no lo ves claro, quiero que sepas que es NORMAL. Yo también tenía serias dudas al principio, pensaba que era un movimiento de hippies y lo veía como un posible nido de niños consentidos. Pero nada más lejos de la realidad, nada mejor como probar y juzgar por uno mismo.

Y hasta aquí el post de hoy, espero de corazón que os haya ayudado un poquito como punto de partida para lanzaros hacia esta filosofía de vida tan apasionante.

No olvidéis dejar vuestros comentarios e impresiones aquí abajo, entre todos nos ayudamos un montón 😉

Gracias por estar ahí, ¡nos vemos en instagram!

26 Comentarios
  • Vero Calero

    31 enero, 2019 at 12:22 Responder

    Olé me encanta y yo dentro de mi ignorancia he cambiado el chip como te conté y estoy muy contenta con los resultados y me pica el gusanillo de querer saber más voy a empezar a leer la biblia como tú dices pero muy fan y mi molón es explosivo como el tuyo gracias y no sabes cuánto me estás ayudando enserio

  • Patricia

    31 enero, 2019 at 12:36 Responder

    Deseando que empieces a impartir los talleres más molones y aprender aún más de esta filosofía que nos enseña mucho sobre nuestros hijos y de nosotros mismos. Qué bonito e importante es el trabajo que hacen todos los que defienden este estilo de vida. Gracias Isabel!

  • Ytesma

    31 enero, 2019 at 12:59 Responder

    Apúntame para el primer taller presencial que impartas, sin importar dónde sea.
    Gracias a tus saludos mañaneros hemos descubierto la forma de ayudar a nuestros hijos con sus reiteradas frustraciones y a “curar” nuestros estallidos de mal humor, gracias!!

  • Alicia

    31 enero, 2019 at 13:20 Responder

    Me encantaría poder aprender lo que es la DP. Lo que pintas me gusta. Y me gustaría ir a algún curso que impartieras por la zona de Huelva. Esperó aprender y que me vaya mejor en mi vida como madre y en educar a mi hija

  • Laura

    31 enero, 2019 at 13:24 Responder

    Isabel, a mi no me has convencido con este post….porque ya estoy convencida desde que te sigo ? y desde que estoy leyendo los libros que has ido recomendado!
    No lo has podido expresar mejor!! Cada día me voy a dormir pensando que algo estoy haciendo bien. Estoy más tranquila y eso repercute positivamente en las peques y en la familia en general . Empiezo a tener más paciencia, y intento cambiar el xip y buscar alternativas en momentos de máxima intensidad con ellas.
    Así qué, adelante Con este proyecto tan bonito Isabel!
    Con ganas de seguir aprendiendo a cerca de La DP y de ir educando con respeto, paciencia, límites y mucho amor ? ahh, y con…besos, que no falten los besos ??

  • Clara

    31 enero, 2019 at 13:48 Responder

    Me encantas!!! Te había escuchado hablar de este tema por Instagram, pero ahora al leerte es cuando me he dado cuenta que no lo estoy haciendo nadbña bien, adi que voy a empezar por las lecturas muchas gracias!

  • ELIZABETH

    31 enero, 2019 at 14:09 Responder

    Que bien lo explicas todo! Yo empecé a indagar en el tema el año pasado cuando mi hijo solo tenía meses y decidimos que es lo que queríamos. Estoy en proceso de lecturas y mi hijo ahora tiene 14 y su hermana está en camino…. Nuestra duda sería cuando acudir a tus talleres para ponerlo en práctica, no se si ahora sería pronto o no.
    Muchas gracias y ánimo con tus correcciones!

  • Rocio

    31 enero, 2019 at 14:40 Responder

    Me ha gustado mucho, espero poder asistir a algún taller y tomo nota de los libros, muchas gracias?
    Quería preguntarte qué me recomendarías cuando dos hermanos de 8 y 10 años se pelean continuamente….también funcionaria la disciplina positiva?
    Gracias Isabel

  • Mónica

    31 enero, 2019 at 14:54 Responder

    Molona, en verdad muchas gracias. De ver todos los días tus saludos mañaneros he aprendido y aprendo muchas cosas, cómo dices no estamos solas en esto. Llegaron esos saludos mañaneros del cielo creo. Mi niño intenso de 3 años y yo estábamos a punto del divorcio y ahora siento que estamos reconectando y se nota que hay mucho más amor en casa. No hay cosa más bonita que ver a nuestros críos felices (ahora más seguido, y con menos lágrimas) y sentirnos mejores madres también. Gracias por compartir cada experiencia tuya con nosotras. Si que aprendemos!
    Besos,
    una Mary con amor.

  • Nieves

    31 enero, 2019 at 15:06 Responder

    Ya tengo el libro en casa, me gusta mucho la idea. Esperaremos a los talleres. Gracias!!!

  • Marigua

    31 enero, 2019 at 15:12 Responder

    Este post me viene como anillo al dedo en este momento… mi hija (alta demanda) de 4 años nunca ha sido facil pero ahora, con la llegada de su hermano, llevamos una racha HORRIBLE. Ayer tuve tutoría con su maestra y salí destrozada… A ver si saco tiempo para leerme los libros q comentas y me encantaría ir a un taller tuyo, ojalá vengas por el sur o funciones online somos muchos padres los q necesitamos ayuda con esto de la disciplina positiva jejr Mucha suerte Isa!

  • Laura

    31 enero, 2019 at 15:28 Responder

    Estoy encantadisima de encontrarte y tenerte cada día con tus saludos mañaneros (aunque últimamente se te pasa el desayuno..jaaa).
    Quiero y necesito asistir ..tengo dos hijos y estoy segura que es la clase de educación que quiero que ellos tengan, y en un futuro sean chicos con su autoestima alta y grandes personas (aunque eso no lo dudo)…ahora son grandes niños que algún día me comeré de bonitos.
    Un beso Molono, información de el fecha de tu libro y de tu taller en Barcelona. plisss..besos muchos besos

  • Marta

    31 enero, 2019 at 15:42 Responder

    Mis repes molones son muy chiquititos aún, así que tengo tiempo para que te organices y te prepares, que a uno de los primeros talleres nos apuntamos papi y yo fijooo
    Ya conocía la DP dado mi afán de aprender y hacer lo mejor para mis hijos, pero toda la formación que había encontrado era online. Así que aquí me tienes, deseandito que empieces en tu andadura de forma externa jeje
    Un besazo

  • Noemí

    31 enero, 2019 at 15:52 Responder

    No cabe duda que es lo que he estado tanto tiempo buscando y no le ponía nombre. Yo que he sido educada en una familia con 4 hermanos, con mucho amor pero también respeto (quizás miedo) de la figura paterna…. algo tan común como cuando venga tu padre se lo diré….que era tan normal antes, pero yo no quería para mis hijas.
    Desde luego me has abierto los ojos con tus saludos mañaneros y pienso ir a buscarte en tus talleres a la ciudad que sea.
    Gracias desde Murcia.

  • Elsa

    31 enero, 2019 at 21:26 Responder

    Me gusta lo que dices pero realmente es un reto muy difícil. Tengo un molon de 5 años que vive buscando el límite de mi paciencia de manera constante y suele encontrarlo ?… He intentado aplicarlo pero qué difícil es… Si bien es cierto que unos días más que otros! Es un niño bueno y feliz pero le encanta llevarme la contraria y hacerlo todo después de repetirlo 34 veces… Eso se aguanta con paciencia 1 hora… Luego… Acabo gritando y de mal humor! Entonces me da un abrazo y me dice que me quiere… A veces pienso que le gusta hacerme llegar a ese punto, y más de mala leche me pongo! Todos los días empiezo con muy buenas intenciones y terminamos igual… Y como yo mi marido, mi madre o quien sea… Será la edad? Será su carácter? … O seré yo?

  • Monica Lopez

    1 febrero, 2019 at 4:27 Responder

    Hola Isabel, me siento inspirada con tus palabras, tengo mucha curiosidad por la disciplina positiva, porque al igual que tu tengo una niña con un gran temperamento ; una pregunta, que tanto te apoya tu esposo con la disciplina positiva, a veces creo que mi esposo no se involucra suficiente en la parte de educar, y todos los resultados recaen en mi. creo que tengo que aplicar tbn con él ?

    • admin

      1 febrero, 2019 at 10:08 Responder

      jajaja… que sepas que hay disciplina positiva enfocada en la pareja! 😉 Dale tiempo, solo de verte a ti en acción y comprobar que va funcionando, seguramente le vaya entrando curiosidad. Sobre todo, no le fuerces. Un abrazo!

  • Vanessa

    1 febrero, 2019 at 7:05 Responder

    A mi me ha gustado mucho tu post, lo explicas todo bastante claro. Yo estoy leyendome el libro el cerebro del niño y me veo identificada en muchos casos. Pero es verdad que todavía me veo con muchas lagunas, necesitaría un taller creo yo. Gracias por compartir tu experiencia.

  • Montse

    1 febrero, 2019 at 9:58 Responder

    Ole mi cole!, nos acaba de enviar una propuesta desde el AFA para apuntarnos a un taller de 5 sesiones de disciplina positiva. Subvencionado y por lo tanto gratis para los padres del cole.
    Por supuesto, me he pre inscrito rápidamente.
    Estoy muy interesada y muy orgullosa de nuestro colegio, en El Boalo. Madrid.
    Animo con tu nueva etapa, y suerte!

    • admin

      1 febrero, 2019 at 10:10 Responder

      No me extraña que estés orgullosa, ¡ojalá abundara el ejemplo! Ya me contarás qué tal la formación, seguro que va a estar genial. ¡Un abrazo!

  • demelza hernandez Sánchez

    1 febrero, 2019 at 17:47 Responder

    En casa estamos intentando ponerlo en práctica incluso a marido le parece genial( no me lo puedo de creer.)Ten presente Salamanca para tus talleres xfi.un saludo enormeeeeee y mucho ánimo

  • Sara

    1 febrero, 2019 at 23:29 Responder

    Hola Isabel, esta misma noche me he comprado el libro Disciplina sin lágrimas, solo 8’5€ edición bolsillo así que genial. Me estoy leyendo ahora mismo el de tu amiga Palo 7 pares de katiuskas y me está encantando. Luego irá el de disciplina, y con lo que me cuesta ir leyendo el siguiente ya será el tuyo ?? a ver si me ayudas entre tod@s a poner paz en casa ?????

  • Nai

    2 febrero, 2019 at 16:16 Responder

    Siempre me habían dicho que era una blanda por no chillar a los niños en el cole (soy profe), gracias a la disciplina positiva he descubierto que el problema no era yo, sino el sistema educacional tradicional…

    El año que viene yo también me apuntaré a un curso de disciplina positiva ^^ que ganas!

  • Inés

    12 febrero, 2019 at 8:34 Responder

    Molona, me rulo. Me acabo de dar cuenta de que llevo 10 años practicando la disciplina positiva… ¡con mi novio! 🙂
    Parece mentira, pero hay quien llega a la edad adulta sin que nadie se haya sentado a escucharle y preguntarle por que se siente así y que es lo que le entristece/enfada. Muchas gracias por tu labor, me has hecho fan de este tema, y de seguro voy a formarme en el para cuando tenga peques.

    Un besazo!

  • Rebeca

    15 febrero, 2019 at 12:12 Responder

    Bua parece la bomba, con las dos fieras en casa creo que daría resultado, sabes de alguna recomendación de taller en Barcelona.
    Me encanta seguirte y no hay que decir de esos saludos mañaneros, ahyyyyyyyyyyy

    • admin

      15 febrero, 2019 at 14:11 Responder

      Estoy pendiente de que me pasen una relación de facilitadoras de diferentes localidades 🙂

Añade un comentario