Esta Navidad recuerda: las mascotas no son un juguete

animales no son juguetes

Esta Navidad recuerda: las mascotas no son un juguete

¿Han pedido tus hijos una mascota como regalo de Navidad?

Llega la Navidad y nuestros hijos empiezan a preparar su carta a los Reyes Magos. Entre ese listado de juguetes, más de un niño pedirá de regalo un perro o un gato. Niñamolona, sin ir más lejos, vive obsesionada con tener una chinchilla, pero ya le hemos explicado que los animales no son un juguete, que implican mucha responsabilidad y el compromiso de atenderles y cuidarles. Como padres tenemos que ser conscientes de que cuando entra una mascota en casa nos va a tocar implicarnos, no vale decir al niño que le corresponde a él y desentendernos. No estamos hablando de un juguete, que si no lo cuida acabará cogiendo polvo en un cajón o en el contenedor, hablamos de un ser vivo.

Por eso os pido que esta Navidad –y el resto del año- seamos responsables a la hora de tomar una decisión tan importante como es adquirir un nuevo miembro en la familia. Porque sí, vienen para formar parte de nuestra familia y no son un capricho sin más.

Según el portal hogarmania.com más del 30% de los animales que se regalan en Navidad son abandonados o cedidos meses después. Por favor, tomemos conciencia.

Sobrino perruno

En nuestro caso, no hemos podido/ querido adquirir esa responsabilidad. Pero hemos encontrado la solución perfecta para que disfruten de tener mascota durante algunos periodos de tiempo. Las que me seguís en instagram ya conocéis a Jack, mi sobrino perruno. Es el perro de mi hermano y vive en el centro de Madrid con él. Así que cuando nos propuso que pasara con nosotros algunos días del año, para que pudiera disfrutar del campo y de la compañía de nuestros hijos, nos pareció una idea genial.

crecer con perro

En cualquier caso, aunque la experiencia ha sido muy buena, ahora somos más conscientes todavía de que no queremos dar el paso de adoptar uno propio. Ha sido un gran esfuerzo cuidarle durante esas semanas, levantarse antes para sacarle y salir también a última hora de la noche (sobre todo cuando uno de los dos nos quedábamos solos con los 3 niños, OH MY GOD). Es muy bonito pero también es sacrificado, así que si estáis pensando en adquirir uno, os diría que lo penséis bien. Eso sí, a cambio dan mucho cariño y la relación que establecen con los niños es taaaaaan bonita.

 

Gasto económico

También tenemos que ser conscientes de que una mascota no solo da trabajo, sino también supone un esfuerzo extra para la economía familiar. Hay que afrontar gastos como la comida, la vacunación, visitas al veterinario, etc. Por otro lado está la desparasitación, en el caso de Jack, por ejemplo, mi hermano le da una Doble Protección Mensual, que le protege tanto de forma interna como externa, frente a gusanos, pulgas y garrapatas. Tal y como os comenté en instagram, podéis saber más en www.desparasitaatumascota.es y si os descargáis el cupón os darán un obsequio solo por pedir información al veterinario.

Como os decía, estos serían solo algunos de los gastos, aunque habría que valorar algunos más. De hecho hay estudios que aseguran que el 9% de las adopciones fracasan por motivos económicos. Lo dicho, no olvidéis hacer cuentas antes de dar el paso y valorar vuestro nivel de compromiso con el que será un miembro más de vuestra familia.

 

Beneficios de crecer con animales

Pero es indudable que crecer con perros y gatos tiene numerosos beneficios para la familia. No seré yo quién diga lo contrario. Así lo recoge mi amiga Melisa en uno de sus artículos para 20 minutos,entre otros destaca:

 

  • Mejora la actividad física
  • Disminuye la ansiedad
  • Reduce el riesgo de alergias y asma
  • Estimulan la confianza
  • Reduce los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad

 

Conclusión

Una mascota tiene que entrar en casa tras haber meditado y tomado conciencia de la responsabilidad que conlleva. Y, una vez nos hayamos decidido, mejor adopta. Sin duda puede llegar a ser una experiencia buenísima para todos. Tengo amigas con muchos hijos que tienen un perro –o más de uno- y les quieren con locura. Me da mucha envidia sana verlo aunque nosotros, por ahora, con nuestro sobrino perruno Jack tenemos más que suficiente.

 

¿Qué opináis molonas?, ¿vosotras tenéis animales en casa?, ¿lo recomendáis?, ¿daríais algún consejo a quién esté pensando en adoptar uno?

Y ya sabéis, si adquirir una mascota no es una opción para vosotros y necesitáis ideas de juguetes para vuestros hijos, podeis coger inspiración en este otro post que compartí la semana pasada.

 

Feliz día, molonas.

3 Comentarios
  • Carlos Cuesta

    20 diciembre, 2018 at 11:03 Responder

    Eres maravillosa y tu familia es una aportación al conjunto de la sociedad. Gracias por hacerlo posible. Gracias como español, como admirador (generalmente, ausente) y, sobre todo como hermano, tío y cuñado. Te quiero, Isabel. Te quiero muchísimo.

    • admin

      20 diciembre, 2018 at 11:05 Responder

      Que me emocionas!!! Gracias de corazón, yo también te quiero muchísimo 🙂

  • lili velarde

    20 diciembre, 2018 at 12:51 Responder

    Yo tenia 3 gatos…tenia por que este año nos dejaron 2??? mi viejita de 16 y mi gordo de 15 años…fue muy duro y lo pasamos muy mal.mi peque los disfruto apenas 3 años,pero ellos le aceptaron desde que mi miño entro a casa por primer vez.aun me queda uno que tiene casi 12 años.somos todos una familia,pero quiero que mi niño,crezca con un gatito,que juegue y sea su compañero,el que tengo al ser mayor no le hace mucho caso y mi peque se pone triste.nosotros somos gateros,nuestros gatos nos escogieron,decidieron ponerse en nuestro camino. Yo creo que si ñe regalaria un gatito a mi peque.por que mi casa sin gatos,no es un hogar completo y de sobra se,que somos demasiado responsables con todo y todos.???

Añade un comentario