Vale ya. Os diré que estoy de vacaciones y que este post no estaba previsto. Ojalá no hubiera tenido que escribirlo. Pero me he enfadado y removido tanto por dentro que, teniendo un blog donde denunciar aquello que considero injusto, sería delito no hacer la reflexión que vais a leer a continuación. Todo tiene que ver con una polémica suscitada tras la publicación de un ranking de las mejores leches de fórmula.

Yo era de las que pensaba que todas podíamos dar el pecho. Estaba convencida. Consideraba que las madres que decían “no poder” no estaban bien informadas y asesoradas. Ahora sé que eso es no es del todo cierto, y lo digo con conocimiento de causa (puedes leer mis experiencias con la lactancia; con mi primera hija; con mi segundo; y, por último, con mi tercera). Sí es cierto que muchas mujeres fracasan en sus lactancias por falta de apoyo y orientación profesional, no lo voy a negar. Pero también sé, por experiencia propia, que a veces las cosas se tuercen y no salen como nos gustaría, a pesar de contar con toda la información y el apoyo en nuestra mano. Yo, sin ir más lejos, me he visto obligada a dar el biberón a mis hijos antes de lo que me hubiera gustado.

LA POLÉMICA

Ayer un reconocido chef al que me atrevo, incluso, a llamar “activista” de la alimentación saludable en la infancia, decidió publicar un vídeo interesantísimo y que muchísimas madres que damos el biberón a nuestros hijos estábamos deseando ver.

Se trataba de un meticuloso estudio, CERO tendencioso, donde una profesional de la nutrición, analizaba la composición de diferentes leches de fórmula y elaboraba un ranking para ayudarnos a elegir -a las no profesionales en nutrición- la mejor opción. Porque, TODOS, queremos lo mejor para nuestros hijos. Sí, hasta las madres y padres que damos el biberón ¡queremos dar lo mejor a nuestros pequeños!

Evidentemente di clic en el enlace para ver el contenido. Y esto es lo que apareció en la pantalla:

Video no disponible Juan Llorca

«Este vídeo no está disponible», ¿por qué, señor?, ¿por qué? Pues, supuestamente, porque la promoción de la leche de fórmula está prohibida en nuestro país por ley.

¿Era este vídeo un vídeo promocional cuyo objetivo era fomentar el consumo de leche de fórmula frente a la lactancia materna?

NO.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Según se recoge en el Real Decreto 867/2008, de 23 de mayo, en su artículo 9 donde se trata el tema que nos ocupa:

  1. La publicidad de los preparados para lactantes se limitará a las publicaciones especializadas en la asistencia infantil y a las publicaciones científicas.

Partiendo de la base de que esto NO ES PUBLICIDAD, ya que los responsables de este estudio no están promocionando un producto para aumentar sus ventas, os digo las razones por las que esta publicación no violaba la ley:

  1. No tienen relación comercial con el objetivo de promocionar las ventas de estas marcas de leche de fórmula.
  2. Han dejado meridianamente claro desde el principio del vídeo que lo ideal y mejor para el bebé es la leche materna.
  3. No están tratando de aumentar las ventas de estos productos.
  4. Por lo tanto, no se trata de publicidad sino de un estudio científico basado en datos objetivos, llevado a cabo analizando la composición de 20 marcas de leche de fórmula distintas.

Por lo tanto, reitero que no incumple en ningún caso Real Decreto 867/2008, de 23 de mayo, por el que se aprueba la reglamentación técnico-sanitaria específica de los preparados para lactantes y de los preparados de continuación.

Y es que una cosa es PROMOCIONAR el consumo de la leche de artificial y otra, muy distinta, analizar la composición de diferentes marcas para conocer de forma objetiva cuál es la mejor de todas.

Las madres y padres que, por la razón que sea, damos leche de fórmula a nuestros bebés, queremos saber cuál es la mejor opción ¿acaso no tenemos derecho?

Ya disponemos de unos cuantos –muchos- estudios sobre la leche materna, hasta hemos visto cómo es al microscopio; su inmejorable composición nutricional; ya hemos oído mil veces que el calostro es “oro líquido”; que alimentar con lactancia materna hará que nuestros hijos crezcan más sanos, sean más listos, tengan más apego (punto discutible, por cierto); que tendremos menos posibilidades de desarrollar cáncer de mama; que nos recuperaremos antes del parto y que tendremos menos papeletas de tener depresión postparto, etc.

VALE, MUCHAS GRACIAS, YA SABEMOS TODO ESO, ENCANTADA DE CONTAR CON ESTA VALIOSÍSIMA INFORMACIÓN.

Pero ahora, si no es molestia, QUIERO SABER CUÁL ES LA MEJOR OPCIÓN DE ENTRE TODAS LAS LECHES DE FÓRMULA.

Gracias.

Sigo, que me caliento y me desvío.

¿Quiénes son los responsables del estudio?

Los responsables de este estudio son, precisamente, personas comprometidas con la salud:

Por un lado, Juan Llorca, como dicta su web “chef y responsable de Valencia Montessori School, primera escuela 100% Montessori en Valencia y primera de España con un Chef KM0 con el sello SLOW FOOD y una alimentación libre de procesados, refinados, azúcares y totalmente natural y de temporada”.

Por otro lado, la persona que ha analizado las diferentes marcas de leches de fórmula, Melisa Gómez Allué, licenciada en Nutrición y Dietética, Especialista en Nutrición Clínica en Pediatría y Asesora de Lactancia (Edulacta).

Además, cabe destacar que siempre ponen de manifiesto y fomentan la lactancia materna como la mejor opción para alimentar al bebé. Así lo hacen saber, por ejemplo, en el vídeo inmediatamente anterior al de la polémica, donde analizaban punto a punto “¿Qué es mejor la lactancia materna o la leche de fórmula?”:

Mejores leches de fórmula

Y es más, así lo reiteran incluso en el vídeo de la discordia, donde analizaban las diferentes marcas de leches artificiales, que arranca aclarando en primer lugar que la leche materna es siempre la mejor opción para alimentar a nuestros bebés. Pero, en su afán por responder a la petición de las numerosas madres y padres, habían elaborado un vídeo con el resultado de su análisis y un ranking final con los nombres de las marcas para ayudarnos en nuestra elección. Al poco de ser publicado y bajo amenazas, tuvieron que retirarlo y reeditarlo, eliminando el ranking.

CENSURA

Sí, censura en toda regla. Al parecer, las madres que optamos –por la razón que sea- por dar el biberón a nuestros hijos NO TENEMOS DERECHO a saber qué opciones son las mejores, nutricionalmente hablando. Los responsables del vídeo han recibido amenazas amparándose en la ley, bueno, en la lectura que algunos hacen de la ley porque, como veis, yo con la ley en la mano he podido comprobar que lo que han hecho estos señores no viola, en ningún caso, este precepto legal.

Se censura este contenido, sin más.

Yo acepto que no me den muestras de leches de inicio porque la ley lo prohíbe. Acepto haber comprado diferentes marcas y haber ido probando cual era la que mejor le sentaba a mis bebés, aunque eso haya supuesto haber TIRADO botes enteros a la basura. Que, dicho sea de paso, no son muy económicos que digamos (dar el biberón sale a unos 1.000 € anuales, que ya me hubiera gustado a mí ahorrarme unos cuartos y haber seguido con la teta, pero no ha podido ser).

Lo acepto. Pero bajo ningún concepto puedo estar de acuerdo con que se nos prive de la libertad de estar informados. Es absolutamente mezquino en este caso, ya que se está interpretando una ley de forma que se perjudica a una población que consume este producto –por obligación o por elección- y quiere escoger la mejor opción.

PROHIBICIÓN PARA FAVORECER LA LACTANCIA MATERNA Y, POR LO TANTO, LA SALUD 

¿Qué ocurre con los productos de alimentación dirigidos a público infantil que son muy perjudiciales para la salud? cereales equivalentes a dar chucherías a cucharadas a nuestros hijos bajo títulos como “a tope de energía”, “fuente de hierro y calcio”, bla, bla, bla…

Muy bien, defendamos la salud de nuestros hijos solo hasta los 6 meses, a partir de ahí ya hay vía libre para promocionar cualquier “alimento” sin filtro ninguno, por perjudicial que sea.

Para información de todas las defensoras de la teta, que en estos momentos están dando palmas por la censura del vídeo, les informo que, con la ley en la mano, siendo los responsables del vídeo especialistas en la materia, no dando a entender que la leche de fórmula es igual o superior a la lactancia materna, y llevando a cabo un análisis riguroso para elaborar este ranking, ESTE VÍDEO, DEFINITIVAMENTE, NO VIOLA LA LEY.

Y, para terminar, he aquí algunas de las «perlas» que he tenido que leer a raíz de la publicación del vídeo de la polémica:

-“Sabiendo que ninguna leche de fórmula va a hacer daño a tu bebé, elige la que quieras”

-No, perdona, es que doy por hecho que ninguna va a hacerle daño, pero la cuestión es que quiero saber cuales son las mejores formulaciones para alimentar a mi bebé.

-“Es como si el experto te recomienda dar fruta a tus hijos en la merienda; a tu hijo no le gusta la fruta y entonces preguntas ¿cuál es la mejor magdalena de chocolate que le puedo dar a mi hijo?”

-Alma de cántaro, ¿me tomas el pelo?, ¿vas a comparar dar el biberón con atiborrar a azúcares y grasas malas? No es una cuestión de gusto, es una cuestión de supervivencia, mis hijos han tenido que pasar el biberón por obligación y no por gusto. Mi hijo estuvo al borde de la deshidratación y se ha tenido que alimentar a base de leche de fórmula. Y no me vengas con que estaba mal informada o no me supieron ayudar, porque he estado en manos de grandes expertas prolactancia y no ha podido ser. Bastante frustrante ha sido para mí como para que alguien venga a decirme que estoy, prácticamente, envenenando a mis hijos.

Hablemos de LIBERTAD

“La verdad te hará libre”. Toda madre y padre quiere lo mejor para su bebé. No he conocido a ninguno que no lo haga. He conocido madres que han sufrido muchísimo pero han luchado para dar pecho a sus hijos. Unas lo han conseguido y otras no. También he conocido otras madres que han preferido optar por biberón desde el minuto uno, CON LIBERTAD, con la información sobre la lactancia materna bajo el brazo, sabiendo que la leche materna era perfecta en su composición nutricional por encima de las leches de fórmula, han tomado la libre decisión de no dar el pecho por la razón o las razones que sean.

LIBRE DECISIÓN, repito.

¿Por qué nos cuesta tanto respetar las decisiones ajenas? Hacedme un favor: ocupaos de vuestros hijos y dejad que el resto de madres y padres hagan lo propio con los suyos. No juzgues y no serás juzgada.

Y, desde aquí termino este post mostrando todo mi apoyo a Juan, a Melisa y a todas las madres y padres que nos vemos obligados a alimentar a nuestros bebés con leche de fórmula. Es una absoluta injusticia que se nos prive de información valiosa para nosotros y para nuestros bebés. Eso sí es ir en contra de la salud y bienestar de nuestros hijos.