Con la llegada de la lactancia mixta, los biberones volvieron a mi vida pero ¿y si probaba en esta ocasión los biberones de vidrio de los que tanto hablan? Y es que hace ya algún tiempo que decidí desterrar los tuppers de plástico de mi casa y los sustituí por los de vidrio. Qué gran decisión, ya no solo para cuidar el medio ambiente, sino porque además me resultan muy cómodos en el uso diario, los puedo meter en el horno, no adulteran el sabor de la comida, no se desgastan y creo que son una opción más saludable que utilizar plástico.

Con los biberones, me ha pasado algo parecido. Al empezar la lactancia mixta con mi tercera hija saqué del armario los viejos biberones que tenía de su hermano pero estaban tan feos que los tuve que tirar. De primeras, para el paso de pecho a biberón, siempre recurro a los biberones con tetina planita porque es la que mejor aceptación ha tenido entre mis hijos. Pero es en esta tercera maternidad, justo en el paso a la lactancia mixta de minimolona, cuando llegó a mis manos un biberón de vidrio de la marca Chicco que me ha encantado.

BIBERON_unamadremolona

Razones por las que prefiero de lejos este tipo de biberones

  • Puedo calentar el agua directamente en el microondas sin miedo
  • Se limpia genial
  • No se desgasta, ni estropea con el uso
  • La tetina de este modelo ha sido aceptada por la mini desde el minuto uno
  • La inclinación de la tetina además es perfecta para reducir el riesgo de cólicos

Como punto negativo diría que, evidentemente, es un biberón más pesado que los de plástico pero, en mi caso, ganan más las ventajas que los inconvenientes.

Este modelo en concreto se llama Natural Feeling y tiene doble válvula anti-cólico; además, la tetina siempre permanece llena, por lo que evita que el bebé trague aire. Vamos que es el ferrari de los biberones, jajaja… y eso que hemos probado de todas las clases, incluso unos muy sofisticados anticólicos que no nos fueron mal, pero que tenían mil piezas y limpiarlos era un poco infierno. Este me parece muy higiénico y desde luego nos está resultando de lo más práctico y cómodo.

BIBERON_vidrio_unamadremolona

Eso sí, por aquí el biberón lo doy siempre con cojín de lactancia, yo uso el modelo Boppy que también es de Chicco, para no dejarnos la espalda. Aunque tengo uno enorme con el que dormía durante el embarazo, para dar el pecho y el biberón prefiero los que son más pequeños como este en forma de «U», que se adapta mejor a mi cintura, es más estable para el bebé y estoy mucho más cómoda.

Conclusión

Soy muy fan de los biberones de vidrio, de hecho si los hubiera conocido antes con mis otros hijos, también habría optado por estos biberones en lugar de los de plástico.

Vosotras ¿qué opináis?, ¿conocíais esta opción?