Razones por las que todos los padres deberíamos conocer y aplicar la disciplina positiva

Bendito el momento en el que me topé con un curso de disciplina positiva, desde entonces, me he vuelto una fiel defensora de esta “filosofía” (por llamarlo de alguna forma) para educar a nuestros hijos y establecer límites, así como para saber afrontar situaciones críticas: rabietas, conflictos…, en definitiva, todos esos retos que se nos presentan cada día como madres y padres y para los que nadie nos prepara.

Hoy comparto las razones por las que considero que todos los que tenemos hijos o tratamos con niños deberíamos, al menos, conocer qué es la disciplina positiva y cómo aplicarla.

Allá vamos:

  1. Te cambia radicalmente la manera en la que afrontas los retos diarios
  2. Te dota de una capacidad brutal de empatizar y entender a tus hijos
  3. Cuando entiendes a tus hijos, es casi mágico cómo consigues resolver hasta el conflicto más complicado
  4. Descubres que las rabietas pueden durar menos e incluso anticiparte a ellas
  5. Te ayuda a tener más paciencia y a mantener la calma en momentos de tensión
  6. Por lo tanto, se consigue que haya menos gritos y bastante más paz en casa
  7. Sin olvidar que se establecen límites reales, no consiste en ceder, ni consentir
  8. Se evita el recurso fácil de los premios y, lo más importante, de los castigos
  9. Pero insisto, se establecen límites 

Y es que, amigas, los límites son necesarios, para ellos y para nosotros. Pero la diferencia la marca en cómo aplicamos estos límites:

  • Por imposición (porque sí, porque lo digo yo, porque soy tu madre…)
  • A través del diálogo, la empatía, la escucha, la confianza, etc.

Seguro que alguna de vosotras os habréis reído con la segunda opción, a mí me pasaba igual. “Venga Isabel, bonita, ¿tú de verdad te crees que mi hijo con 2 años -y rabieta diaria por cualquier tontería- va a querer dialogar conmigo? jajaja…”

Y os doy la razón pero también os voy a decir una cosa, a mí la aplicación de la disciplina positiva me está cambiando enormemente y me está sorprendiendo en cuanto a resultados se refiere. Reconozco que me está resultando más fácil de aplicar con mi hija de 4 años que con el de 2, pero también os digo que hay herramientas para los 2 años que también funcionan.

disciplinapositiva.jpg

No penséis que soy experta, precisamente, como no experta, no me atrevo a profundizar y a “entrar en materia” no vaya a ser que os diga algo que no sea del todo correcto. Pero sí os puedo poner algún ejemplo práctico para que os hagáis a la idea.


Niñamolona no quiere recoger sus juguetes para ir a cenar. Lo normal en mí, es amenazar con tirarlos a la basura, acompañado de un “cuento hasta tres”.

Donde antes amenazada ahora le digo “entiendo que quieras seguir jugando pero me gustaría contarte tu cuento favorito antes de dormir ¿cómo lo podemos hacer para que nos de tiempo?, ¿te ayudo a recoger los juguetes y así podemos cenar cuanto antes y leer el libro juntas?”

Sería algo así, más o menos 😉


Otra de las situaciones en las que siempre me solía ver cuando empezaba a llorar, era en decirle “¡no llores!” o “cuando se te pase hablamos”. Ahora, sin embargo, le pregunto que cómo se siente, escucho atentamente, le digo que la entiendo, que yo también me enfado a veces o me pongo triste, que son sentimientos normales, que no se preocupe, que llore si lo necesita pero que estoy ahí, a su lado.

Y es que, si tú tienes un conflicto en el trabajo, por ejemplo, y llegas a casa ¿te gustaría que tu marido te diga “no llores, cuando se te pase hablamos, vete a tu habitación a pensar”? evidentemente no. Necesitamos hablar, desahogarnos, sentir que nos comprenden o, sencillamente, que alguien nos escuche.

¿Dónde he hecho el curso?

En la Escuela Bitácoras, una plataforma online. ¿Pereza? pues toda la del mundo, ¿a quién voy a engañar? con el trabajo, la casa, los niños, el embarazo, el blog… ¡no me queda tiempo ni para respirar! pero había oído hablar maravillas e hice un esfuerzo. Lo mejor de todo es que me ofrecía la posibilidad de hacerlo poco a poco, en formato vídeo y encima cada lección ronda los 15 o 20 minutos. Vamos, perfecto para verlos en la cama antes de irme a dormir. Y antes de terminarlo, iba probando cosillas de las lecciones y empecé a ver resultados, así que ¡cómo no iba a acabarlo!

Podéis acceder al curso pinchando aquí, ahí encontraréis un vídeo resumen antes de decidir si queréis comprarlo o no. Por cierto, esta semana lo tienen rebajadísimo por el Black Friday, por si queréis aprovechar (sale a 12 € en lugar de 30 €).

curso disciplina

En la imagen Bei M. Muñoz, profesora que imparte el curso y autora del blog Tigriteando

No es Lourdes, no esperéis un milagro

A ver queridas mías, que mis hijos siguen teniendo rabietas y presentando conflictos, no os creáis que no. Pero lo que ha cambiado es nuestra manera de afrontarlos. Ahora conseguimos abordarlos mucho mejor, incluso prevenir y anticiparnos al 80% de las rabietas, es impresionante el poder de las palabras y también de los silencios, el acompañar, estar, preguntar y entender.

Qué NO es la disciplina positiva:

  • Dejarles hacer lo que les dé la gana
  • Intentar que razonen como si fueran adultos
  • Lanzar mensajes bonitos todo el rato a lo happy flower
  • No es CEDER en todo
  • No es echar purpurina por los poros

LA AUTOESTIMA

Si hay algo en el mundo a lo que doy importancia es a la autoestima. Como os he contado muchas veces, yo no he sido la persona con más autoestima del mundo durante gran parte de mi vida. Y os voy a decir una cosa: conseguir tener una buena y sólida autoestima ha sido absolutamente crucial en mi vida para cambiar, para avanzar, para ser feliz y para conseguir los objetivos que me he ido marcando en la vida.

De ahí que a mí la disciplina positiva me parezca la repera, porque conseguimos tener herramientas ante los conflictos, al mismo tiempo que nuestros hijos crecen con más seguridad, reforzamos su autoestima y les ofrecemos un buen ejemplo basado en el diálogo y el respeto.

Lecturas recomendadas

Aunque la autora del curso recomienda más lecturas, uno de los libros en los que ella hace hincapié es este:

como-educar-con-firmeza-y-cari-o

Yo lo encontré en Amazon, pero todavía no he pasado del primer capítulo aunque espero ir sacando ratitos. Otra lectura que me recomendó una buena amiga es la de este otro libro, con casos prácticos y bastante ameno:

9788497991261.jpg

Este también lo localicé en Amazon y este sí lo estoy ojeando más que el otro.

Por último, tengo fichado un tercero pero ya me voy a esperar a pedírmelo en Navidad, es este y tiene muy buenas críticas también:

Unknown.jpeg

Aquí os dejo también el enlace a Amazon con bastantes opiniones de padres que sí lo han leído.

Espero que os animéis a profundizar en el tema y, sobre todo, que luego me contéis qué os parece, si habéis notado la diferencia y si os ha gustado. Ojalá os venga tan bien como a nosotros.

¡Feliz día, molonas!

Os espero, como siempre, muy activa en instagram 🙂

8 Respuestas a “Razones por las que todos los padres deberíamos conocer y aplicar la disciplina positiva

  1. La verdad es que me he quedado un poco alucinada, yo a mi hija siempre la he educado así, desde la empatia, el cariño, el respeto. Pero vaya pensaba que estaba a la orden del día, con todo el auge que ha tenido esto de la crianza natural, con apego, crianza respetuosa y eso. Por eso no entiendo mucho lo de presentarlo como una novedad o como una alternativa, es la única manera sana de relacionarse con los hijos. Ahora tiene otro nombre, disciplina positiva, bueno en todo caso me alegro de la expansión de este tipo de visión y de la erradicación de premios, castigos, y malas palabras hacia los más vulnerables de la casa. Un abrazo

    • Sofía, tú eres una afortunada! Por lo general, a la mayoría no os han educado así, sino más por imposición. Por eso a mí me sale decir “no llores” casi en automático, porque es lo que me decían a mí. A ver, que yo no me he sentido maltratada, ni nada por el estilo, mis padres lo han hecho lo mejor que han sabido, pero descubrir que hay otras formas para muchos sí nos resulta novedoso y de mucha ayuda. Nadie nace sabiendo ser madre/ padre, no des por hecho que todo el mundo sabe cómo actuar en determinados momentos. Aunque ojo, yo me alegro que en ti salga de forma tan natural 😉

  2. Muchas gracias por el post! Yo compré el curso hará cómo un mes y aún no he podido ver ni una lección, me cuesta sacar tiempo, además me gustaría que papi lo viera conmigo. Pero vamos, que necesitamos ponernos con él ya!! Mi niña mayor (que digo mayor porque es la mayor, pero que tiene solo 2 años y medio!) esta últimamente probandonos a toda hora, vamos de rabieta en rabieta y la verdad es q nos vemos muy perdidos. Ya nos dirás que tal los libros, yo se los pediré a los reyes magos!
    Besos.

    • Pues te ánimo total a empezarlo! Yo también tarde mucho en arrancar pero verás que es muy ameno y con solo 10 o 15 minutos antes de irte a dormir es suficiente. Por aquí el padremolón tiene pendiente hacerlo pero él ya me ve a mí aplicarlo y le veo repitiendo mis frases, jejeje… 😉

  3. A mí me encanta esta visión y hay veces en que la aplico pero veces en que me pueden los nervios y entonces grito, amenazo y castigo. Además sería del todo necesario que mi marido también aprendiese porque él gestiona aún peor que yo y aún piensa a la antigua, con la mano dura y todo eso… una guerra tenemos casi a diario entre nosotros… al final se mantiene al margen para no entrar en conflicto y vamos, que no sé qué es peor… en fin, si lo pudiera convencer para leer los dos sería genial… gracias por la información

  4. Yo también estoy haciendo ese curso. Me esta gustando aún q me gustaría que profundizase un poco más, pero por lo que vale… Los libros me he leído el primero y el segundo y para mí, son imprescindibles. De la misma autora del primero hay otro que se llama “Disciplina positiva para preescolares” que a mí me gustó más, sobre todo por que se centra más en niños pequeñitos como mis hijos. Y en relación con el de “El cerebro del niño” hay otro que se llama “El cerebro del niño explicado a los padres” de Álvaro Bilbao que a mí me gustó más porque me pareció más práctico y ameno de leer.

  5. Lo estoy poniendo en práctica, aunque mi niña tiene 2 años y todavía no habla. Aunque nos entiende perfectamente 😄. El problema viene cuando tú aplicas este método respetuoso y el resto de la familia sigue con los métodos que aplicaron con nosotros…Todavía no se ha producido ese cambio de mentalidad tan necesario creo yo. Voy a pedir los libros para Reyes😄
    Gracias y besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s