Lo sé, lo sé, así de primeras, acudir al oculista o a cualquier especialista del ámbito de la salud no es motivo de alegría, ni de celebración, pero hemos salido tan contentos con esta experiencia que no podía dejar de compartirla con todas vosotras. Todo empezó cuando me dieron a conocer la campaña escolar a favor de la Salud Visual que lleva a cabo la Fundación Alain Afflelou que, por cierto, en cuanto os detalle en qué consiste os va a encantar. Realizan una vez al año, coincidiendo con el principio del curso escolar, una campaña gratuita de revisión a niños de entre 5 y 7 años y, en el caso de necesitar gafas, ¡Afflelou se las regala!

Como dato, en las campañas realizadas entre 2015 y 2016 revisaron la vista a más de 42.500 niños y regalaron 34.500 gafas. Es de agradecer esta ayuda a las familias porque todo aquello que no cubre la Seguridad Social supone un gran esfuerzo para la economía doméstica (más aún si coincide con el inicio de curso escolar, que vaya con la cuesta de septiembre…)

El 30% de los casos de fracaso escolar en menores son debidos a problemas visuales

Te dicen esto y ¿cómo te quedas?, resulta que, según este estudio del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, los padres podríamos prevenir ese fracaso escolar con una simple revisión de la salud ocular de nuestros molones. Y resulta que, en la mayoría de los casos, no llevamos a cabo dicha revisión hasta los 7 años. Mal, mal, mal… y más aún sabiendo que no nos supone gasto alguno.

¿Cuándo deberíamos revisar la visión de nuestros hijos y cada cuánto?

 Niñamolona tiene 4 años y es cuando nosotros hemos empezado pero la recomendación sería entre los 4 y los 5 años. A partir de ahora, acudiremos 1 vez al año a revisión y haremos lo propio con el resto de nuestros hijos cuando cumplan esa edad.

¿En qué consiste la revisión?

La verdad es que no sabíamos muy bien en qué iban a consistir las pruebas pero fuimos preparando a niñamolona los días previos: “te van a revisar los ojitos”, “qué suerte, vamos a poder ver qué tal funcionan tus ojos y si necesitas gafas”… lo de las gafas era algo que no podía entusiasmarle más porque yo llevo gafas para conducir, trabajar y leer y claro, me ve y ella quiere unas, ¡cómo no!

Cuando llegamos nos atendieron en seguida y nos explicaron muy amablemente en qué iban a consistir las pruebas. En primer lugar, pusieron su cabecita apoyada en una máquina y le enseñaron una serie de dibujos, luego le fueron haciendo preguntas sencillas. Primera prueba superada.

Después pasamos a una sala con otra especialista a la que, por cierto, se le notaba que tenía buena mano con los niños porque niñamolona estaba súper tranquila. La sentaron en una butaca 6 veces más grande que ella, como una reina en su trono y, a partir de ahí, como no sabe leer, le dejaron una cartulina con forma de “E” y en una pantalla iban mostrando esta misma letra en diferentes posiciones: de un lado, del otro lado, boca abajo, boca arriba, etc. Y niñamolona tenía que indicar en qué posición estaba la letra usando su letrerito.

Después de practicar un poco, lo repitió pero utilizando la máquina esa enorme que se usa para graduar la vista (lo sé, me falta vocabulario y tecnicismos, pero recordad que no soy especialista, sino madremolona, jaja…). Además, le hizo alguna prueba más enseñándole un boli y moviéndolo para que ella lo siguiera con la vista, tapándole un ojo y luego el otro, etc. Todo muy sencillo.

Diagnóstico

revision_ocular_unamadremolona8.jpgNiñamolona tiene una vista perfecta. Sí nos dijeron que tiene una ligera tendencia a separar los ojitos pero que es muy leve, tenemos que estar atentos para que no vaya a más pero vamos, por lo que nos comentó, no tiene por qué darle problemas. ¿El lado malo? La desilusión de niñamolona porque no va a necesitar gafas, jajaja… ¡pobre! Me recuerda a mí que siempre quise llevarlo todo: muletas, gafas, escayola, aparato, etc. ¡Y nada, oye!

¿Vosotros habéis llevado a vuestros hijos a revisión?, ¿qué os parece esta campaña?, ¿la conocíais?, podéis aprovecharla hasta el 15 de octubre.

Espero que el post os haya resultado útil y, sobre todo, que os anime a no dejar de lado algo tan importante como es cuidar la salud visual de nuestros molones. Si queréis más información acerca de la campaña, pinchad aquí.

¡Feliz día molonas!

Recordad que os espero en instagram 😉

 

 














 

LO QUIERO 
close-link