NOTA: he tenido que reeditar el post, ya que Klippan, por alusiones, ha querido aclarar varios puntos tratados en esta entrada.

Uno de los problemas que se nos planteaba con la llegada de nuestro tercer hijo era cómo demonios íbamos a acoplar tres sillas de retención en la parte trasera de nuestro coche. Es muy complicado porque dos de ellas seguirán en dirección contraria a la marcha ancladas con el sistema isofix y, las que lo hayáis probado en vuestro coche, os habréis percatado de que apenas queda espacio en medio de entre las dos sillas. Entonces ¿cómo se puede meter una tercera sillita?

Estas eran nuestras alternativas:

  • Cambiar de coche, con el desembolso económico que conlleva y que ahora no podríamos afrontar
  • Buscar un sistema que nos permita meter tres sillas sin renunciar a la seguridad de nuestros hijos

Después de mucho investigar, di con un sistema novedoso llamado RiveMove y desarrollado por una empresa española, concretamente de Valladolid. En un principio me surgieron mil dudas, sobre todo acerca de su seguridad pero, a medida que iniciamos conversaciones y me explicaron todos los detalles, me fui quedando cada vez más tranquila.

¿En qué consiste este sistema?

Es bastante sencillo y rápido de instalar. Se trata de un rail que se engancha al isofix del coche y que te permite ajustar la silla de retención directamente en los enganches de este rail, desplazando la silla 7 cm hacia la puerta. Tienes opción de comprar un pack con 2 raíles o solo 1 (que igual lo que necesitas es ganar espacio para adultos y no para otras sillas). Como os decía, en nuestro pack vienen dos railes para desplazar las dos sillitas y de golpe hemos ganando en total 14 cm en el asiento de en medio. Este sistema nos ha permitido recuperar este espacio y ahora caben tres sillas perfectamente.

¿Es seguro que las sillas estén más pegadas a las puertas?

Esa fue la primera pregunta que les hice, como comprenderéis para nosotros la seguridad de nuestros hijos es una prioridad. La respuesta fue que, no solo es seguro, sino que aumenta la seguridad en un 20% sobre el daño en la cabeza del niño en caso de un impacto lateral, según sus propios ensayos.

Me lo explicaron de forma muy sencilla, teniendo en cuenta que mis conocimientos de física son bastante limitados. El ejemplo fue el de los especialistas de cine, esos que tienen que doblar a los actores en escenas de riesgo. Si os fijáis, cuando tienen que sufrir un impacto, en lugar de alejarse de aquello contra lo que van a chocar, se aproximan más para que el impacto sea menor.

¿Por qué la marca Klippan ha emitido un comunicado diciendo que no se responsabiliza de la seguridad de sus sillas usando este sistema?

Cuando leí este comunicado me surgió el miedo y mil dudas, por eso pregunté directamente a RiveKids para ver qué tenían que decirme al respecto.

Mi conclusión tras leer el comunicado y conocer las explicaciones de RiveKids es que desde Klippan se quieren curar en salud. Ellos han desarrollado sus sillas para ser usadas sin este sistema, por lo que no cuentan con estudios propios que demuestren que el uso de este aparato sea seguro. Es decir, no lo han probado y, ante la duda, prefieren abstenerse de cualquier responsabilidad. Sin embargo, desde la empresa fabricante de este sistema sí han testado la seguridad en caso de impacto con sillas de muchos modelos, entre los que se encuentra las sillitas de esta marca.

¿Es compatible con todos los coches?

No, pero sí con la mayoría, si tu modelo tiene isofix, seguramente sea compatible. De todas formas, cuando contactas con ellos te orientan de todo. Yo tuve que mandarles el modelo de mi coche (un Tucson), así como los modelos de mis tres sillas de retención para que estudiasen si era viable o no (al final del post os digo qué sillas usamos nosotros que me lo habéis preguntado mil veces).

Después tuve una cita presencial con ellos para que me enseñaran la instalación y resolvieran todas mis dudas. Además, midieron el espacio que queda entre la silla a contramarcha y el respaldo del coche para fabricarme una pieza a medida que haga de tope y no quede ni un centímetro de distancia. Vamos que, todavía para mayor seguridad, se preocupan de garantizar que las sillas quedan perfectamente sujetas y seguras.

 

A contramarcha es más seguro

Eso es algo que casi todos sabemos ya y muy bien (los que no, por favor INFORMAOS). Por esa razón yo me he negado a dar la vuelta a la silla de mi mediano para poder meter la tercera sillita. Niñamolona ya tiene 4 años, edad hasta la que se recomienda que viaje a contramarcha -4 años o 18 kilos de peso- por si os quedan dudas. (Incluso se recomienda alargar ese momento más si se puede y existen modelos de sillas que lo permiten).

Como sabéis las que seguís el blog desde hace tiempo, NUNCA me he atrevido a recomendar sillas de retención para el coche, porque me da pánico. Es una gran responsabilidad hablar de una marca o de un sistema sin saber fehacientemente que va a ser segura. Y eso ¿cómo lo compruebo? Pues, en mi caso que me gusta probar bien cada producto que recomiendo, tendría que ser teniendo un accidente… evidentemente no me voy a estrellar para comprobarlo, como comprenderéis. Pero sí os puedo garantizar que me he informado bien antes de contar nuestra experiencia y decisión.

El problema que yo veo es que hoy por hoy tú vas a una tienda y te fías de lo que te dicen. Pero quien sabe un poco de seguridad infantil sabe que si te recomiendan una silla con escudo frontal, por ejemplo, o una silla a favor de la marcha antes de tiempo, tenemos que poner en entredicho la profesionalidad de quién nos está orientando. No todos los vendedores dominan este tema de la seguridad. Ojo cuidado.

Aunque me siga dando cierto reparo tocar este tema, sí que os insto a que os informéis bien antes de comprar una silla de retención, independientemente de lo que yo u otras páginas, tiendas, etc. os puedan decir. Es responsabilidad de cada uno informarse y actuar en consecuencia.

Entonces ¿por qué me lanzo con este post?

Porque como yo, hay un montón de padres y madres que se están volviendo locos para poder solucionar el problema de poner 3 sillas de retención en la parte trasera (de hecho ya he recibido varias consultas por mail y redes sociales, desde que anuncié mi tercer embarazo). Muchos padres deciden renunciar a llevar a sus hijos a contramarcha para que todos puedan caber en el asiento trasero, otros deciden prescindir del isofix o incluso se lanzan a poner un alzador sin respaldo. Como sé que es objetivamente más seguro usar este sistema que dejar las sillas sueltas o llevar a tus hijos a favor de la marcha antes de los 4 años, me arriesgo a compartir esta información que es la que a mí me ha dejado más tranquila.

De hecho, hace un tiempo una marca contactó conmigo para cederme una silla de retención, la probé y no me gustó nada, me dio mala espina en muchos aspectos: los materiales me parecían malos, me daba la impresión de que “bailaba” a cada bache que dábamos… Con esto os quiero decir que me da igual que a me cedan un producto, si no me satisface y si no lo considero seguro, jamás lo recomendaré aunque me ofrecieran todo el oro del mundo.

¿Qué modelos de sillas tengo?

Cuando nació la molona, allá por el año 2013, todavía no se hablaba de viajar a contramarcha. La suerte nos hizo caer en una tienda especializada (sin saberlo, ojo, fue fruto de la casualidad). Allí ya nos comentaron que podía haber un posible cambio de normativa y que viajar a contramarcha hasta los 4 años era lo más seguro.

A nosotros nos sorprendió muchísimo, pero hicimos caso y nos hicimos con una silla a contramarcha tras tener que cambiar el grupo 0 y pasar al siguiente. En todos los casos hemos optado por sillas Bebeconfort. Fue la que nos recomendaron en la tienda que os comentaba y, tras tener que usar otras sillas en otros coches en algún viaje al extranjero, hemos notado que la diferencia con la nuestra es bastante grande a nivel de sujeción, de materiales, etc. Para mayor tranquilidad, en RiveKids además nos han dicho que nuestras sillas son muy buenas, ya que ellos han testado esta marca también en sus ensayos, por eso hoy no tengo reparo en compartir con vosotros nuestros modelos de sillitas de retención y sus precios aproximados:

  • Cabriofix maxi-cosi grupo 0+, hasta los 13 kilos de peso. Precio de silla+isofix: 270 €
  • 2wayPearl, hasta los 4 años, máximo 18,5 kg de peso, entre 67 hasta 105 cm. Precio de la silla + isofix: unos 420 €
  • Rodifix AirProtect, ya a favor de la marcha, por lo que sería a partir de 4 años, hasta los 12 años, unos 15-36 kg. Esta silla además es más estrecha que la media, niñamolona va comodísima y me gusta porque ofrece protección en la cabeza, es muy fácil de instalar y te permite anclarla con isofix (cuando nazca el bebé nosotros no podemos anclarla asó porque viajará en el asiento de en medio y en este no hay isofix, pero con el cinturón va bastante segura y como tendrá las otras dos sillas de sus hermanos a los lados, no se moverá nada de nada). Precio: unos 130 €

Me gustan especialmente de los isofix de esta marca porque si la silla no está bien colocada pita y se enciende una luz roja. A nosotros nos ha dado mucha tranquilidad y la batería/ pilas no se han gastado en 4 años de uso. Además, las dos primeras sillas están como el primer día, la tercera la acabamos de estrenar hace poco y espero que salga igual de buena que las otras.

No, no son sillas baratas pero os voy a decir una cosa: hay que priorizar

  • En total estas sillas que tenemos nosotros suponen un gasto de 820 € + el sistema Rivekids que son 249 € (el pack de dos, el de un solo rail son 129€).
  • Este desembolso se realiza de forma escalonada durante 4 años. La primera al nacer el primer hijo; la segunda cuando cumple un año más o menos; y la tercera 4 años después, aproximadamente.
  • La suma de todo, en los modelos que os he enseñado, es de 1.069 €. Lo que supone 267,25 € al año, es decir, unos 23 € al mes es el coste por asegurar que nuestros hijos vayan seguros en coche.
  • Hay gente que se gasta más de 1.000 € en un carrito de paseo. Esa suma también puede ser el resultado de otras compras como una bañera muy cuqui, una hamaca último modelo, una cuna rebonita para su habitación, etc.

 

En mi opinión, es mejor comprar esas cosas de segunda mano o de gamas no tan altas y priorizar en lo que de verdad importa: la seguridad de nuestros hijos. Pero es mi opinión. Con la información en la mano, cada uno que tome sus conclusiones.

Pero por favor, nunca, nunca, nunca compréis una silla de retención de segunda mano porque estas sillas no nos ofrecen garantía ninguna. Si ha sufrido un impacto, por pequeño que sea, esa silla ya no sirve.

Siento que el post haya quedado tan largo, sabéis que me gusta hacer entradas más ligeras pero el tema lo merece. Espero ante todo haber resuelto dudas y haber podido ayudar aunque sea un poco con este tema tan delicado. Y ahora sentíos libres de dejarme vuestras opiniones, experiencias, etc.

 

Nos vemos en el siguiente post, entre tanto recordad que os espero en instagram ?

 

Aquí tenéis la carta que he recibido a raíz de este post. Lo comparto con el único objetivo de ofrecer información transparente y clara, que conozcáis ambas versiones y que, con dicha información de la mano, cada uno tome las decisiones que considere oportunas. En lo que sí están de acuerdo es que las sillas que nosotros utilizamos y que os acabo de recomendar son muy seguras.

 


Buenos días:

Mi nombre es Cristina Barroso y soy la responsable de la marca KLIPPAN en España.

En relación al post en el que se nos menciona y por alusiones, me pongo en contacto con usted para aclarar los motivos por los que KLIPPAN ha emitido el comunicado del 30 de Mayo en relación al producto RIVEMOVE de la marca RIVEKID.

1.-  El motivo principal de dicho comunicado es mantenernos dentro de la legalidad de lo que exige la normativa europea con respecto al uso contrario al manual de instrucciones de cualquier dispositivo, el cual viene especificado en la cláusula 15.3.9 en virtud de la cual, Se deberá hacer una advertencia general a los consumidores en relación a los riesgos que implica hacer cualquier alteración o aditamentos sin la aprobación de la autoridad pertinente, así como de los riesgos que implica hacer un uso o instalación del dispositivo ajeno a como indica el propio fabricante.

En este sentido y en relación a lo anterior, permítame aclararle que no nos estamos “lavando las manos”, sino que estamos cumpliendo con una exigencia de la normativa de homologación que certifica nuestros productos.

2.-  En lo que a normativa de homologación se refiere, permítame informarle además de que el producto RIVEMOVE no está homologado, porque no existe actualmente ninguna normativa que regule accesorios de automóvil, por eso, no solo el RIVEMOVE puede operar en el mercado, sino que también pueden hacerlo productos como éste que le muestro a continuación, en el que las consecuencias de un accidente, no solo para el niño, sino para la madre pueden ser desastrosas.  No obstante, como puede usted comprobar, eso no impide su comercialización.

http://www.uberkids.co.uk/prams-travel-solutions/car-seat-accessories/belt-up-baby-infant-child-restraint

El motivo por el que se pueden vender todos estos artículos es que no son ni una silla de automóvil, ni un vehículo, los cuales sí que están sujetos a normativas.  Permítame aclararle además que, en tanto en cuanto RIVEMOVE es un dispositivo que sin estar homologado se instala entre dos productos que sí lo están (coche y silla) su uso interfiere y afecta a cuatro normativas diferentes:

a.-  ECE R16:  relativa a los cinturones de seguridad

b.-  ECE R14:  relativa a los anclajes ISOFIX

c.-  ECE R44:  relativa a los SRI

d.-  UN 129:    relativa a los SRI

3.-  La modificación o anulación de lo estipulado en estos 4 reglamentos puede interferir en el funcionamiento previsto por los fabricantes para sus vehículos y sus sillas en los siguientes puntos:

a.-  Ángulos de reclinación: al alterar el centro de gravedad de la silla separándola del punto de anclaje para el que está prevista.

b.-  Distancia de seguridad entre la cabeza y el respaldo del asiento delantero:  Al incorporar un dispositivo entre el anclaje ISOFIX del coche y una silla AFM de grupo 2/3, ésta queda adelantada de su posición original, aumentando el riesgo de impacto directo de la cabeza del ocupante contra el respaldo del asiento delantero.
c.-  Movimiento de retroceso de una silla ACM tras una deceleración:  al separar la silla de su posición, el movimiento de retroceso de la silla ACM (principal causante de roturas en fémures) puede verse alterado y potencialmente aumentado, con los riesgos para los ocupantes que ello conlleve.
d.-  La distancia de los anclajes Isofix del coche con respecto a la puerta, ha sido tenida en cuenta para colocar los airbags laterales y de cortina, modificar dicha distancia (y acortarla) podría afectar a la interacción entre el airbag, la silla y el pasajero.
e.-  Los anclajes Isofix de los vehículos están pensados para soportar no más de 33 kilos de peso (niño+silla)  a 50 km/h, teniendo un límite máximo de resistencia de 800 kilopondios de fuerza sobre ellos.  La incorporación de un producto de 1,4 kgs de peso más, puede tener consecuencias incalculables e incontrolables en niños de 16,6 kilos en adelante que viajen en sillas que ya pesan 15 kg (98% de sillas ACM con isofix) o en colisiones a más de 50 km/h.
f.-  El principal problema al que nos enfrentamos en colisiones laterales, es la intrusión de otro vehículo en el habitáculo de los ocupantes, motivo por el cual, lo que los ingeniero de automóviles llevan años tratando de ganar milímetros entre la cabeza de los pasajeros y la estructura rígida del coche.  Esa y no otra es la razón por el que un porcentaje elevado de vehículos reduce el asiento central en aras de aumentar la distancia de seguridad entre los pasajeros que viajan en los asientos laterales y las puertas.  Este dispositivo acerca de manera incontrolable a los ocupantes al punto del impacto en caso de embestida lateral.
g.-  No es veraz que el dispositivo resulte más seguro en impacto lateral.  Sus valores sobre la cabeza del Dummy en laboratorio son mejores porque, al arrimar la silla al panel contra el que golpea, disminuye el recorrido que se necesita para que el impacto alcance la fuerza necesaria y requerida por normativa (entre 13 y 15g), resultando un golpe más flojo y por tanto, el resultado es más bajo.

Si trasladamos este ensayo lateral a uno en altura, sería como acortar 7 cm la distancia desde la que lanzamos la silla con respecto al suelo.   Cuanto más cerca del suelo esté, más flojo será el golpe.  Deducir que los resultados dependen de la capacidad de absorción del hormigón contra el que aterriza, es tan absurdo como deducir que los resultados de ese ensayo se deben a la “capacidad de absorción” de una barra de hierro (que es el material del que está hecho el RIVEMOVE).

Podría seguir enumerando consecuencias potenciales sobre el funcionamiento de las sillas (y por tanto sobre los ocupante de las mismas) que pueden desencadenarse con el uso de este dispositivo, pero creo que con esta pequeña muestra, puede hacerse usted una idea bastante cercana.

Espero que con esto haya quedado clara que la postura de KLIPPAN no es la de mantenerse en un lugar “prudente” porque nuestro diseñador no ha ensayado el RIVEMOVE.  La nuestra es una postura completamente firme y soportada en 4 normativas distintas y en 50 años de experiencia en seguridad, por lo que rechazamos que nuestra marca sea vinculada de algún modo con un producto alegal (el que sea), y rogamos a nuestros usuarios que las sillas no sean utilizadas con dicho dispositivo.

Puesto que no es consumidora de nuestros productos, y en aras de verificar lo que le estamos diciendo, le invitamos a que, tanto usted como el resto de lectores interesados en utilizarlo, hagan las consultas pertinentes al respecto a aquellos fabricantes con los que deseen utilizar el RIVEMOVE para conocer su parecer y confirmar por escrito si efectivamente ellos avalen el funcionamiento de sus sillas cuando son ancladas a un RIVEMOVE en combinación o no con cualquier accesorio de RIVEKIDS.

Le ruego encarecidamente que haga pública esta notificación para que, del mismo modo que RIVEKIDS le ha dado a usted explicaciones sobre nuestro comunicado que ni les compete ni se ajustan a la realidad, podamos nosotros contar con su colaboración para comunicarnos con los usuarios de nuestras sillas (y en relación a este asunto) a través de su espacio.

Para cualquier duda técnica o aclaración de lo que aquí decimos nos ponemos a su entera disposición, tanto el equipo técnico de España como el ingeniero en Finlandia.   Esperamos que reciba estas palabras la misma preocupación con la que nosotros la hemos redactado y le sugerimos que, si va a tener un tercer bebé, adquiera un coche con tres asientos en los que la distancia de seguridad esté garantizada en todos y cada uno de ellos, porque esa y no otra es la manera de garantizar que tres pasajeros viajen seguros en la parte trasera de un vehículo.

Por su seguridad y la de toda su familia, y dándole la enhorabuena por su blog,  se despide atentamente,

Cristina Barroso

Gerente de Wobabies SLU.  Empresa importadora de la marca Klippan en España, Portugal y Andorra.

______________________________