Un año y pico después de convertirme en bimadre, echo la vista atrás y hago balance, ¡cuánto miedo tenía a la llegada de niñomolón!, ¿seríamos capaces de hacernos con los dos?, ¿sería el fin de nuestros días como padres tranquilos que ya dominaban la situación de tener una sola hija?, y ¿qué pasaría con niña molona?, ¿cómo iba a afrontar ella la llegada del hermanito?, temía los celos, temía tantas cosas que hoy escribo este post para ti, que te planteas buscar el hermanito o bien ya lo tienes encargado. Esto es lo que nos hubiera gustado saber al papimolón y a mí antes de tener a nuestro segundo retoño, basado en nuestra experiencia, claro está, que luego cada maternidad y paternidad es un mundo 😉

(Antes de que me preguntéis, niñamolón y niñamolona se llevan 2 años y medio).

bimadre

Allá vamos:

  • Sí, aunque parezca increíble se puede querer tanto al segundo retoño como quieres a tu primogénito. El amor no se reparte, el amor se multiplica (aunque suene cursi, «lo que eh´eh´»).
  • No tendrás que repartirte como tal, que yo pensaba antes de ser madre de 2 que había que estar en exclusiva con cada uno y no sabía cómo leñes lo iba a hacer. Pero la realidad es que todo es más fácil de lo que parece, se puede ser madre y padre simultáneamente de dos ¡prometido!
  • Amiga, amigo… ¡la experiencia es un grado! lo más seguro es que en esta segunda aventura mater/ paternal os preocupéis menos y disfrutéis más. Tú ya tienes un máster en esto.
  • No será doble gasto económico, tranquilidad, (sin entrar a analizar la situación financiera de cada uno, eso os lo dejo a vosotros), lo que sí os digo es que las inversiones gordas ¡ya están hechas! el carrito, la hamaca, la cuna, la trona, juguetes, etc. y como el nuevo bebé sea del mismo sexo que el primero, podrás aprovechar hasta la ropa (si no lo son también; y si no que se lo pregunten a mi molón que ha lucido con gracia y salero pijamas y calzado de su hermana).
  • De primeras es cierto que crees que no vas a poder con todo, pero una de las cosas que más me han sorprendido es que 2 se entretienen más que 1. Aunque no jueguen a lo mismo, se hacen mucha compañía. Con niñamolona pecábamos más de tirar de la tv, por ejemplo, y desde que está niñomolón casi ni la encendemos.
  • ¿Doble trabajo? no os creáis, hay tareas que se pueden hacer con los dos al mismo tiempo, sobre todo cuando el 2º ya no sea tan bebé (recuerda que tienen la manía de crecer súper rápido, así que ese momento no tardará en llegar). Pronto podrán comer lo mismo, bañarse a la vez, jugar juntos, etc. Y, mientras tanto, *consejo: en momentos en los que te veas con los dos para ti sola/o hazte con un buen fular elástico como el mío y verás cómo dominas hasta la situación más crítica. Niñomolón era un bebé de altísima demanda, así que el porteo fue mi salvación.
  • Haréis menos visitas al médico y sabréis cómo actuar en la mayoría de los casos. Esa histeria de primerizos pasará a la historia.
  • Y, aunque en algunos casos, os volváis a sentir novatos en esto, sentiréis que abordáis mucho mejor la situación que la primera vez.
  • Si los tenéis muuuuuy seguidos, la logística inicial será pelín más complicada porque el 1º seguirá siendo muy dependiente. Pero, por otro lado, disfrutaréis de otras ventajas: en poco tiempo llevarán prácticamente el mismo ritmo y eso es muy cómodo.
  • Si esperáis más tiempo y se van a llevar más edad, lo más seguro es que el/la mayor te eche una mano ¡tendrás un asistente que te pase los pañales! y si tiene cierta edad hasta puede vigilar al bebé mientras te das una ducha rápida.
  • Con el tema celos -que a mí me quitaba el sueño- no os preocupéis, siguiendo una siblingsloveserie de pautas, en nuestro caso lo hemos superado con mucho éxito. Podéis leer el post sobre cómo prevenir los celos pinchando aquí. Y aquí os dejo enlace a otro post con títulos de cuentos que a mí me sirvieron para preparar a niñamolona para la llegada de su hermano durante mi embarazo.
  • En el día a día con los dos molones en casa, descubrirás que raramente se ponen de acuerdo para torcerse a la vez. Si uno se pilla una rabieta, no me preguntéis porqué, pero el otro suele respetar el turno, jajaja… Existen excepciones, claro, pero no son la tónica habitual. En el fondo son bastantes solidarios 😉
  • El segundo aprenderá más rápido porque actuará por imitación de su hermano/a mayor, vamos que será mucho más fácil de lo que lo recuerdas la primera vez.
  • Si ser madre o padre te parecía molón, ser bimadre/bipadre ya es la pera molinera. Prepara un babero más grande porque verles crecer juntos, observar cómo juegan, cómo se quieren, cómo se admiran… te harán babear sin parar.
  • El mejor regalo que podéis hacer a un hijo es tener un hermano. Ojo, no siempre es posible por las razones que sean, así que si no se puede no os machaquéis, ni torturéis, que ser hijo único también tiene sus ventajas, ¡disfrutad del único heredero!
sibligngs

Momento «¡Mamá!, ¡me ha pegadooo»! que también los hay 😉

Y como diría madre veterana, madre de 3, con dos todavía no hay que cambiar de coche xD Lo que a mí me preocupa de llegar a familia numerosa es que nos superarán a padremolón y a mí en número… ¡miedo!

Sentíos libres de dejar vuestros comentarios añadiendo nuevos puntos a la lista e incluso contando vuestra experiencia como bimadre o bipadre. Y si las de familia numerosa tienen algo que decir, que hablen ahora o callen para siempre (siempre he querido decir esa frase).

¡Que tengáis un día muy molón! os espero en InstagramFacebook y Twitter.