Me lo habéis oído decir mil veces, ¡bendita rutina! uno no es consciente de su importancia hasta que te conviertes en madremolona o en padremolón y, de huir de ella, pasas a amarla profundamente. Hoy comparto con vosotros mis trucos para que mis hijos duerman mejor.

  1. Rutina: llamadme cansina si queréis, pero es la clave de todo, el orden les da tranquilidad y les ayuda considerablemente a conciliar mejor el sueño. En nuestro caso, fijaos si se han adaptado bien a la rutina que si a la hora indicada no les he llevado a la cama ¡me lo piden!
  2. Nada de televisión, ni tablet, ni videojuegos antes de dormir: a raíz de mi experimento «qué paso cuando mi hija dejó de ver la tv una semana», descubrí que no solo se dormía antes de lo normal, sino que el momento de decir «a la cama» no me lo discutía ni un poquito. Con la tv costaba horrores «espera a que termine este capítulo y ya» me decía y además yo creo les altera.
  3. Cena prontito: cenar pronto es todo un acierto porque podrán comer con calma y sin prisas, así como digerir la cena antes de irse a dormir. Nosotros intentamos empezar a las 19:30 h. para que luego nos de tiempo a hacer los baños y prepararles para dormir.
  4. Crear un ambiente relajado: gracias a una luz tenue, como un quitamiedos, un poco de música tranquila y bajita, pueden ayudar mucho.
  5. Una temperatura adecuada: ni mucho frío, ni mucho calor. Y cuidado con excederse con sacos, edredones, mantas, etc. hace poco me preguntabais y, en mi caso, mis hijos son súper calurosos. Así que opto por pijamas abrigaditos porque doy por hecho que a los 5 minutos ya se han destapado.

Hace poco estuve en un evento de Johnson´s chulísimo, ya os lo conté por redes, allí nos hablaron de la mano de expertos acerca de la importancia del sueño y de establecer rutinas para conseguir un descanso mejor para nuestros molones.

fotobano

Los tres pasos que nos proponían eran los siguientes:

1 Baño templado: la rutina arranca con un bañito tranquilo preferiblemente con productos que lleven aromas agradables que ayuden a relajar a los molones. Llevo unas semanas usando el gel y el champú de la línea Dulces Sueños Baño para bebé de Johnson´s con aroma a lavanda y camomila y nos va genial. De hecho, echo un chorrito de gel en la bañera mientras la lleno para que tenga algo de espuma y huela más.

2 Masaje suave: el molón se resiste un poco pero sí que noto que le gusta y le relaja (aunque él es más de cosquillas suaves, se queda quieto y estirado como una tabla, jaja). Incluso a niñamolona, que ya es mayorcita, me gusta echarle loción o aceite para hidratar bien su piel, que la tiene un poco seca, y darle un masajito y le encanta. Para ello también he estado probando el aceite y la loción Dulces Sueños y genial.

3 Cuento o nana: es un momento único, aunque a veces esté súper cansada, la verdad es que me gusta aprovechar porque son momentos únicos, de calma y de paz. A niñomolón le canto una nana y muchas veces él también canturrea, ¡es comestible! y a niñamolona le toca cuento con luz y otro sin luz (es nuestra negociación establecida porque si no pediría uno y otro y otro sin parar). No van a ser niños para siempre, así que este paso me gusta aprovecharlo bien.

En cuánto a cómo nos organizamos para dormir, paso a su habitación, cambio de cuna a cama, etc. ya os hablé en este vídeo, si no lo habéis visto os lo recomiendo porque ya son muchas mamis las que me han escrito diciendo que les ha venido fenomenal conocer mi experiencia en este campo.

¿Vosotras tenéis algún truco para que vuestros molones duerman mejor?, ¿también sois de rutinas y masajes? No olvidéis dejar vuestros comentarios aquí abajo 😉

¡Que tengáis un día muy molón!

Nos vemos en InstagramFacebook y Twitter.