Que los inviernos son duros para los niños es algo que todos los padres tenemos bastante asumido. Sabemos que los mocos vienen para quedarse una larga temporada e intentamos sobrellevarlo como mejor podemos. Lo cierto es que con niñamolona siempre ha sido todo fácil porque rara vez se ha puesto mala en sus dos años y medio, pero niñomolón ha ido más al pediatra en su corta vida, 5 meses, que su hermana en la suya.

Una de las rutinas que asumimos cuando niñamolona empezó la guarde era limpiarle con suero la nariz a diario, tuviera o no muchos mocos. Además, siempre hemos echado buena mano del sacamocos. Sí, amigas mías, para las que todavía no hayáis comenzado vuestro idilio amoroso con este cacharro os informo: el sacamocos existe, es una realidad y, aunque su mecanismo es ciertamente repugnante, cuando una lo prueba y ve lo efectivo que es engancha que no veas. Yo me resistía porque, para los que no sepáis cómo funciona, tienes que succionar por el tubito con alegría para que los mocarros salgan de sus *naricillas y queden atrapadas dentro del aparato sin llegar a tu boca gracias a los filtros desechables que traen (*que ríete pero para lo pequeñas que son sus narices pueden segregar una cantidad asombrosa de sustancias verderadioactivas moquiles).

319hqEf0USL._AC_UL160_SR160,160_

Confieso que nosotros, que somos muy del ahorro, a veces limpiamos los filtros unas cuantas veces y los volvemos a usar. Pero mucho cuidado porque, por lo menos en el modelo que yo uso, os aseguro que si os pasáis reciclando estaréis viviendo al límite, tened en cuenta que va perdiendo forma, es como una espumita que se adapta al tubo y que si no encaja bien su función de filtro antimocos puede perder eficacia y… puaaaaaaaggggg… no hace falta que diga lo que viene después, ¿Verdad?

El año pasado Madre Veterana, que de mocos y otras temáticas lúdico/infantiles/infecciosas/festivas pilota que no veas, nos recomendó que nos hiciéramos con un nebulizador para darle a los aerosoles con suero cuando niñamolona se pusiera mala y que así no fuera a más. Y, aunque tenía intención de comprar uno, al final lo fui dejando, lo fui dejando, acabó el invierno y a otra cosa mariposa.

Sin embargo, recientemente, como ya os he contado por redes, niñamolona llegó de la guarde con una maravillosa faringitis. Como el enano tenía envidia le pasó sus maravillosos viruses y niñomolón se estrenó con una laringitis. Aquí estábamos haciendo frente a las «itis» cuando el enano empezó a empeorar y notamos que los mocos habían bajado al pecho. La pediatra nos confirmó que había evolucionado en una bronquiolitis y acabamos en urgencias para que le hicieran las pruebas oportunas. La buena noticia es que era leve, la mala era que estas cosas evolucionan muy rápido y podía ir a más, así que hemos tenido que estar muy encima y aquí es donde entra el invitado estrella de esta velada: el nebulizador.

Os puedo decir que antes de comprarlo he investigado mogollón. Me he tragado varias reviews y he leído todas las opiniones que encontraba por Amazon. Y, finalmente, he dado con uno que para mí es perfecto. Aquí tenéis una fotito de nuestro nuevo amigo:

51d8d4A9kTL._SL1000_

 

Yo había probado el de mi mentora y es verdad que sonaba bastante y que tardaba en salir el vaho, que la mascarilla era rígida y un poco incómoda, pero hacía su función que es lo importante. Ahora bien, ha sido probar el nuestro y comparando con el otro puedo decir que es la creme de la creme de los nebulizadores. Estas son las características que destaco de este aparatito:

  • Es extremadamente silencioso
  • El vaho sale de forma casi inmediata, en cuestión de segundos desde su encendido
  • El tubo es larguísimo, lo que facilita su uso con los niños
  • La mascarilla es súper flexible, algo fundamental para que se adapte a todos: desde el bebé hasta los adultos
  • La base es giratoria, así que si el niño se mueve gira
  • Viene con funda, aunque a mí solo me cabe el aparato, el tubo y la mascara lo llevo en otro estuche que también viene incluido
  • Es muy fácil de usar, la tapa se abre con un botón y dentro metes el agua en el depósito, pones el recipiente del suero encima, lo llenas, pones la tapa y listo para encender y funcionar (en esto yo creo que todo son más o menos iguales)
  • Se puede regular la cantidad de vaho que sale, para que salga más o menos cantidad, cosa que viene muy bien si mucha cantidad les agobia (al bebé se lo pongo casi al mínimo y a niñamolona pelín más fuerte)

Aunque la máscara viene con gomas para sujetarlo en la cabeza yo con los niños no las uso, prefiero poner yo la máscara para que esté bien encajado y para levantarlo si veo que les agobia y que les entre un poco de aire. En el caso del bebé al principio no quiere, se retuerce y llora, pero lo que hago es «trotar» con las rodillas, cantarle una canción y así le distraigo y, hasta ahora, siempre que lo hago se queda dormido. A la niña se lo puse con las gomas una vez en su cama, antes de dormir. Mirad si es silencioso que se quedó dormida, el problema fue quitárselo al acabar porque las gomas son de las que arrancan el pelo, así que me costó Dios y ayuda quitarlo sin que se despertara. Una y no más.

En cuanto a lo que ponemos en el nebulizador, que sé que me vais a preguntar, en nuestro caso solo utilizamos suero, tal cual (una monodosis para ser exactos). Aunque sí es verdad que con niñomolón nos mandaron un medicamento muy diluido en suero no doy nombres porque para medicar a vuestros molones siempre tenéis que consultar a vuestro pediatra.

Puedo decir que los dos niños mejoraron una barbaridad desde que lo usamos, dormían mejor y se nota que les despejaba muchísimo la nariz. En el caso de niñamolona, que tose mucho al acostarse, si le ponemos el nebulizador antes de dormir apenas le da la tos. Con el bebé lo que hemos tenido que hacer los días muy malos es ponerle además un par de cojines bajo el colchón de la cuna para que duerma reclinado y pueda respirar mejor, pero vamos, en unos tres días ya no hizo ni falta.

PRECIO

Cuando pregunté en varias farmacias los que tenían no bajaban de 100 €, así que me puse a buscar por internet. El nuestro en Amazon nos ha costado 86,09 € en total (con gastos de envío); el mismito lo vi hace dos días en una farmacia por 120 €, ¡el mismo modelo! 

Podéis encontrar otros modelos más baratos pero no tan silenciosos, tened en cuenta que el que yo tengo funciona por ultrasonidos. Os dejo la referencia del mío con su enlace a Amazon:
Aerosol de ultrasonido AIRPROJECT – Artana – Pic Solution 51d8d4A9kTL._SL1000_

Como entiendo que es caro, y ya que me he estudiado muchos modelos, os dejo los otros que tenía seleccionados, que no son tan silenciosos pero que tenían muy buenas referencias de clientes que los han probado.

Este primero cuesta 37,90 €:5162fUarPKL

Omnibus BR-CN116B

 

Este otro es de Omron, marca que me recomendó madre veterana, y también tiene buenísimas opiniones, cuesta 57,06 €:51pF4vHyVeL._SL1024_

Omron NE-C28P CompAIR – Nebulizador

 

Evidentemente no me hago responsable de cómo salen los modelos que no he probado, pero sí puedo decir después de casi 3 intensas semanas usándolo que el nuestro nos encanta. A mí me está salvando la sinusitis como complemento al antibiotico (porque sí, si no tenía suficiente con la conjuntivitis, también me he agarrado esta nueva «itis». Como dice mi marido «tú siempre tienes que ser más»). 

Bueno chichas, espero que os haya venido bien este post y que, si os animáis a comprar un nebulizador o ya tenéis uno en casa, me dejéis vuestros comentarios aquí abajo e indiquéis el modelo -a poder ser- para que sepamos qué tal os está funcionando y así otras mamis puedan elegir y acertar.

Que paséis un buen día y que mantengáis los viruses malignos muy lejos de casa y de vuestros molones 🙂

¡Nos vemos en InstagramFacebook y Twitter