Tras escribir las razones por las que estar embarazada mola (y lo dice una que ha tenido embarazos no románticos), hoy lanzo una recopilación de puntos por los que considero que ser madre, desde mi punto de vista, mola y mucho.

Ser madre mola porque…

  1. Cuando le ves por primera vez no te puedes creer que esa criaturita tan perfecta haya salido de ti: te das cuenta de que es, de lejos, lo mejor que has hecho en tu vida.
  2. ¿Hay algo que relaje más que oler a tu recién nacido? o ¿que se te duerma abrazadito a ti y sentir su respiración? para mí desde luego no, ni el mejor masaje del mundo me relaja más que mis molones (en modo sueño, claro, jaja).
  3. Jamás sentirás más felicidad que la que se siente cuando contemplas «tu obra», esas manitas perfectas, esos piececitos que te comerías a bocaos´¡Ay Omá qué rico!
  4. Da igual lo poco que hayas dormido o que el día se haya torcido sin parar, una sola sonrisa de tu molón sana las penas y enamora hasta en los momentos más complicados.
  5. Cualquier avance que realiza tu molón es motivo de máxima celebración. ¿Cuántas cosas en la vida dan tantas satisfacciones de forma tan repetida?
  6. Aunque a veces cansan, las cosas como son, la felicidad que te dan tus molones lo compensa todo. Dime tú si el ibuprofeno que te metías para la resaca después de una noche de juerga era tan efectivo como un abrazo o un «te quiero» de tu heredero tras una noche en vela involuntaria. ¡Ja! ¡Supera eso!
  7. Y es que jamás en la vida oirás un «Te quiero » más sincero ni sentirás un amor más incondicional que el de tus molones. Porque los borrachos no lo sé, pero los niños en estas cosas de los sentimientos no mienten, ya te lo digo yo.
  8. Y ¿qué me decís del momento lengua de trapo cuando se arrancan a hablar? te va a regalar una larga temporada de puntazos para reírte pero de verdad. ¿Cómo se puede concentrar tanta ocurrencia en un formato tan pequeño?
  9. Un hijo te ayuda a ser mejor persona, en cuanto te percatas de que tú eres su máxima referencia y ejemplo quieres ser la mejor versión de ti mismo.
  10. Y es que, eso es así, por tus hijos «MA-TAS», por tus hijos eres capaz de superar cualquier obstáculo que te ponga la vida, por difícil que parezca. Son nuestro motor desde que llegan a nuestra vida; y el mejor ejemplo de que viviendo para otro uno es mucho más feliz que viviendo para uno mismo. 

¡Chimpún! Y paro ya porque como siga me paso de intensa y no puede ser 😉 Seguro que tenéis vuestras propias razones por las que ser madre mola, así que sentíos libres de compartirlas conmigo y con el resto de madres y padres molones que están por aquí.

¿Te ha gustado el post? ¡Apoya nuestra candidatura a los Premios de Madresfera!, estamos a puntito de ser finalistas: pincha aquí para votar y molar y desde Villa Molona te estaremos muuuuuy agradecidos. ¡Gracias por vuestra ayuda, sois más majos que las pesetas! 😀

Post dedicado a la persona que me ha dado lo más maravilloso que tengo en la vida, que son mi niñamolona y mi niñomolón. Gracias marido, ¡te quiero que te adoro!