Pues sí, yo me declaro fan de Barbie, ¿qué queréis que os diga? De pequeña tenía una buena colección y anda que no me pasaba horas jugando con ellas. Niñamolona todavía no se ha iniciado en la fiebre “Barbie” pero supongo que será cuestión de tiempo… o no, ¿quién sabe? Eso sí, cuando llegue el momento la recibiremos con los brazos abiertos.

Precisamente, desde Barbie, acaban de lanzar este vídeo con un mensaje que no me puede gustar más: “tú puedes llegar a ser todo lo que te propongas”, una filosofía de vida con la que no puedo estar más de acuerdo y que yo misma he experimentado en mis propias carnes.

Aquí podéis verlo:

 

Y al que me diga que Barbie es un juguete sexista le voy a decir una cosa: sexistas somos nosotros, los adultos, pero los niños no; los niños actúan de la forma más inocente del mundo. Les gusta una pelota y juegan, les gusta un vestido de princesa y se lo ponen, les gusta jugar a pasar la aspiradora y lo hacen. He conocido niños que se lo pasaban bomba jugando a las muñecas y niñas que todo lo que necesitaban para pasarlo bien era una espada y un escudo. Lo importante es no negarles un juego porque nosotros lo consideremos sexista y que elijan lo que quieran con libertad y sin estereotipos.

Barbie lleva tacones y maquillaje, sí, ¿y qué? Y yo también uso tacones y me pinto los labios, ¿qué pasa? Que mi hija aprenda a ir más allá de lo superficial no depende de que nos pintemos las uñas con purpurina. Eso es una chorrada monumental. La niña será más o menos superficial según lo que vaya aprendiendo, sobre todo en casa cada día.

Si a mí me ve arreglarme, seguramente le guste y acabe siendo tan coqueta como yo… o no. Mirad, mi hermana y yo, educadas en la misma casa y el mismo colegio: dile tú a mi hermana que se ponga un tacón, verás dónde te lo lanza, jaja… y sin embargo dámelo a mí, que yo feliz porque hasta camino mejor con ellos que con zapato plano. Mi hermano tenía una aspiradora de juguete y no sabéis lo bien que lo pasábamos recogiendo bolitas blancas del suelo, ¡hasta nos peleábamos por jugar con ella! Y ahora ¿qué? Dime tú quién de nosotros se pelea ahora por pasar la aspiradora, jajaja… y como estos ejemplos, ¡mil más!

Lo fundamental, desde mi punto de vista, es respetar sus gustos y enseñarles lo más importante: que en esta vida, efectivamente, llegarán a ser lo que se propongan siempre y cuando crean en ellos mismos. Querida Barbie, “olé por tu vídeo” y ya sabes que en Villa Molona eres siempre bienvenida 😉

¿Qué os parece a vosotras?














 

LO QUIERO 
close-link