El título parece un anuncio de la teletienda prometiendo una tripita 10 a base de hincharse a beber un té legendario y milagroso. Pues va a ser que no. Recuerdo que tras mi primer embarazo conseguí recuperar la figura en cosa de un año, más o menos. La barriga al principio iba bajando a un ritmo estupendo, en parte también porque al dar el pecho el útero se contrae y vuelve antes a su lugar. Pero, ¡ay amigas!, que sí, que una puede, con suerte, recuperar su peso, pero a la mayoría de las mortales la tripita se nos queda ahí sin mucha intención de desaparecer por completo.

Antes de embarazarme de niñomolón, contactó conmigo un fisioterapeuta especializado en este problema, Rafael Vicetto, me habló de la diástasis (término que no había oído jamás en la vida) y me contó cómo se trataba. Como me pareció interesante me invitó a una sesión grupal para conocer mejor en qué consistía y, aunque fue una introducción, salí con muchas ganas de probar la terapia completa pero, entre unas cosas y otras, no pudo ser y lo he tenido que posponer y posponer… ¡Hasta ahora!

Empiezo este sábado 17 de octubre, ¡ueh, ueh, ueh! a mí es que estas cosas me emocionan, no lo puedo evitar, y es que las que me conocéis un poco por redes sociales  y demás ya sabéis que soy muy presumida (muy, mucho). Al fin ha llegado el momento de comprobar en mis carnes si funciona y, por supuesto, compartir después mi experiencia con vosotras, como siempre, con total honestidad.

Aquí os dejo una pequeña introducción del tema y en qué consiste exactamente el tratamiento.

Diástasis ¿eso qué eh´lo que eh´?

La diástasis NO es nuestra amiga, no la queremos porque no solo nos hace parecer preñaditas sin estarlo, es que además nos provoca otros problemas como molestias de espalda y en la zona lumbar, debilita el suelo pélvico, puede producir también pérdidas de orina, digestiones pesadas y gases. ¡Qué no es puñetera ni nada! (lo siento, pero no merece otro calificativo).

Pero ¿qué demonios es la diástasis exactamente? pues simple y llanamente es la separación de los músculos abdominales con rotura de la línea alba, lo que da lugar a un desplazamiento de los órganos internos. ¿A que ahora entendéis por qué la diástasis no nos cae nada bien?

diastasis

Y es que hay muchas mujeres que por mucho peso que pierdan y por muchas abdominales que hagan les es IMPOSIBLE quitarse la barriga. ¿Cómo es posible? pues ya lo veis, porque no es un tema de grasa ni de peso, es un tema estrictamente de rotura que hay que tratar para conseguir que cicatrice y que todo vuelva a su lugar.

ABDOMINALES PROHIBIDAS

Si algo me quedó claro después de aquella sesión grupal que hice es que las abdominales no solo no ayudan, sino que aumentan la diástasis. De hecho hay que evitar cualquier movimiento de este tipo, incluso al levantarnos de la cama, para que no se agrave la situación (incluido si estáis embarazadas).

diastasis2

¿Cómo puedo saber si sufro diástasis?

A ver, todas las embarazadas tienen diástasis durante la gestación ya que el útero debe crecer detrás de los músculos abdominales y la línea alba se expande. La tensión que se produce en el abdomen, y por tanto el daño, es mayor cuanto más volumen adquiere la tripa, por lo que los embarazos múltiples suelen ser más dañinos. Puedes comprobar tu nivel de diástasis si te tumbas y subes la cabeza como para mirar a tu ombligo, en ese momento pones tus dedos entre las abdominales para valorar el diámetro de separación entre los músculos (Rafael lo explica mucho mejor en un vídeo que hay en su web). Yo creo que debo tener unos 4 dedos de separación pero bueno, me lo valorará el sábado mejor.

¿Tiene solución?

Aunque todavía no lo he probado y no os puedo decir fehacientemente que el tratamiento funcione, tengo mucha fe porque he visto varias fotos de antes y después y realmente se nota la diferencia. Pero tranquilas que yo os voy a contar con pelos y señales cómo se me da a mí y si noto mejoría.

¿En qué consiste?

El tratamiento tiene una duración total de 18 semanas pero prometen que en 6 ya se notan resultados. Hay tres opciones: se puede hacer online, presencial en grupo o presencial en sesiones particulares. Cada opción tiene un precio distinto que, aunque de primeras puede parecer elevado, si cumple con su cometido puede ser un dinero bien invertido. Tened en cuenta que no es un problema exclusivamente estético, sino de salud. Yo lo voy a hacer en grupo y tendré que asistir a 3 sesiones presenciales, el resto es trabajo que hay que hacer en casa cada día.

Los cuatro puntos fundamentales en los que se basa la terapia son:

  1. Aprender ejercicios para mejorar el abdomen
  2. Uso de una *faja especial
  3. Proteger el abdomen con músculos específicos
  4. Aprender a moverse en el día a día sin dañarlo

*Ojito con las fajas porque, ya habréis oído, que no son recomendables. En este caso es una faja especial, patentada por StopDiástasis, que no presiona sino que une un lado y otro de las abdominales para favorecer la cicatrización y eliminar la diástasis.

Lo dicho, tengo muchas ganas de empezar y, por supuesto, de compartir con todas vosotras qué tal se me da. Vosotras ¿habíais oído hablar de la diástasis?, ¿conocéis este tratamiento?, ¿qué os parece?

Sin más, os dejo por hoy. Si queréis saber más de «StopDiástasis» os dejo enlace a su web: http://www.stopdiastasis.com

¡Qué tengáis un día muy molón!

Nos vemos en el siguiente post y, entre tanto, en  InstagramFacebook y Twitter.

¿RABIETAS?





Que no cunda el pánico.    Descarga nuestro
EBOOK GRATUITO:

Una guía práctica para afrontar las 
rabietas sin morir en el intento.
AQUÍ
close-link