Si hay algo fundamental cuando una decide dar el pecho es hacerse con un buen sujetador de lactancia. Parece cosa fácil pero no lo es tanto. Recuerdo que cuando nació niñamolona tenía muy poca fe en mi capacidad para amamantar, ya os lo conté en «Tiran más dos tetas que dos biberones». Por esta razón no quise invertir mucho en sujetadores, porque los buenos son caros y, claro, imagínate que no hubiera conseguido establecer una lactancia con éxito y luego me hubiera tenido que comer con patatas esos sujetadores.

Por ello, en su momento, tiré por lo barato: me fui a primark y me hice con 4 tirados de precio. Aunque no me fue mal del todo, las cosas como son, tampoco eran lo más cómodo y maravilloso del mundo (por ese precio, ¿qué podía esperar?). Vamos que llegaba el momento de quitármelos y era todo un alivio (seguro que conocéis esa sensación al final del día). Y fui dejando pasar el tiempo y no llegué a hacerme con unos buenos. Ahora he heredado de mi hermana unos de H&M y, no sé si es por la talla, pero no me gustan, me pican y me molestan.

Y ha sido en esta segunda maternidad cuando he tenido la oportunidad de probar dos modelos de la reconocida marca Selene. Os cuento qué tal me ha ido con ellos:

MODELO AMANDA C 

Está hecho de algodón, es suave al tacto y no tiene aros. Es muy cómodo y bastante sencillo. No es lo más sexy que tengo, ¿para qué engañarnos? pero todavía estoy en la cuarentena así que no es motivo de conflicto jaja… Sí es cierto que al final del embarazo, como ya he dicho, no lo llenaba del todo y no quedaba perfecto. Pero, en cuanto me he puesto a producir leche a tope, ya me está como un guante. A veces sí noto al final del día que necesito quitármelo para descansar, cosa que no me pasa con el otro modelo que he probado. El precio ronda los 12 €, así que encima no es nada caro.

AMANDA-BLANCO-web-ret-amanda-c

MODELO AMANDA y no, la de la foto, evidentemente, no soy yo jajaja

MODELO LUZ 

Mi favorito de entre los dos y os explico por qué. Aunque el estampado lo convierte en un sujetador infinitamente más bonito, no es esa la razón de que me encante. Me chifla porque lleva copa de relleno de forro de algodón y, no solo hace que mi pecho se vea más bonito, sino que me resulta mucho más cómodo que el otro. No sé, me lo noto como con el pecho más sujeto (y mira que el otro sujeta bien) pero en este caso siento que lo realza más y que se adapta mejor a mis formasTambién es de algodón sin aros. Solo me lo quito para dormir pero, para que os hagáis a la idea de lo que me gusta, si me pongo el pijama allá que me lo pongo porque estoy mucho más cómoda con él puesto que sin él. Su precio es de unos 15 €.

LUZ-17W1552

MODELO LUZ, mi favorito total

Que no os confunda el tema del relleno, no es como esos que llevan un armazón ahí dentro incómodo a morir, es sencillamente que tiene la forma más redondeada. Yo tengo pecho suficiente como para no necesitar relleno, pero probando los dos modelos, insisto, me siento mucho más cómoda con el que sí lo lleva. Además, al usar la pomada purelan en los pezones al principio de la lactancia, el que no lleva relleno y encima es blanco, se ponía perdido. El modelo Luz en cambio, se ensuciaba por dentro, pero no se veía por fuera (ojos que no ven… jaja).

Por lo que he visto en su catálogo también tienen este segundo modelo sin estampado, llamado Alba, y tengo muy claro que voy a ir de cabeza a por uno en negro y, probablemente, a por otro en blanco.

¿Cómo calcular la talla?

¿Sabíais que 7 de cada 10 mujeres no conoce su verdadera talla de sujetador? os recomiendo que vayáis a una tienda especializada a que os midan y os digan vuestra talla, esto lo hice yo hace unos 4 años y ¡menuda diferencia! Pero retomemos el tema lactancia, calcular la talla en este momento tampoco es fácil porque, claro, con la subida de la leche el pecho cambia de tamaño de una forma descomunal (por lo menos en mi caso), a algunas mujeres incluso les cambia durante el embarazo; aunque en mi primera preñez no variaron de tamaño, en esta cuando me medí dos meses antes de dar a luz ya tenía 86 de contorno y 101 de pecho. Con esas medidas desde Selene me recomendaron coger una talla 100 C (de normal uso una 95 C). Y he de decir que han dado en el clavo. Los empecé a usar dos semanas antes de dar a luz y uno de ellos, el que no lleva relleno, no lo llenaba del todo pero con la subida de la leche me están perfectos.

SIN AROS

Fundamental que no los tengan porque además de molestar, no es lo más saludable del mundo. Yo he agradecido decirles adiós desde el final del embarazo porque estoy muchísimo más a gusto.

¿Vosotras qué tal con vuestros sujetadores?, como siempre agradezco mucho vuestros testimonios y comentarios; así nos ayudamos unas a otras 😉

Hasta el próximo post os espero en  InstagramTwitter y en Facebook.

¡ACTUALIZO!

Finalmente me compré el modelo Alba uno en blanco y otro en negro. Después de una semana de no quitármelos puedo decir que son mis MUY favoritos. Cómodos a más no poder, suaves al tacto, hacen el pecho bonito y hasta a mi marido le ha gustado el modelo. Son perfectos para llevar con las camisetas de tirantes básicas de lactancia de H&M. Eso sí, la web de Selene tiene muy desfasados los puntos de venta, así que ojo porque si lo llego a saber me hubiera ahorrado un par de viajes… al final los compré a través de esta web: www.talla100.com y lo sirven muy rápido y de forma muy profesional. Los dos sujetadores con gastos de envío costaron 28,70 €, vamos que muy bien de precio, ha sido una gran compra.