Como bien sabéis los que me leéis con frecuencia, me declaro una embarazada no romántica, no me da vergüenza reconocerlo, soy de las que apenas disfrutan de su estado de buena esperanza. Y es que somos muchas preñaditas las que nos sentimos así, las que sufrimos achaques varios durante 9 largos meses y estamos deseando que nuestros bebés nazcan y volver a ser nosotras.

Pero también es cierto que tengo que reconocer que hay cosas que sí molan de estar embarazada, ahora que estoy a puntito de terminar mi segundo embarazo, voy a hacer balance de las cosas que sí me han gustado:

  • Mola muchísimo el momento de hacer el test de embarazo y comprobar que ¡estás embarazada!tripa
  • Mola que maridomolón me quiera x2 (que siempre me quiere mucho pero embarazada especialmente).
  • Mola anunciar el embarazo a toda la familia e ir viendo sus reacciones… (mira cómo lo anunciamos nosotros).
  • Mola permitirme saciar antojos. Y es que hay ciertos alimentos que me saben a gloria (y que normalmente no me permito, como la leche con cacao que me pongo ciega, jaja…).
  • Mola dormir como una marmota (si te dejan y si no sufres insomnio, claro)
  • Mola ver cómo crece la barriguita, lucirla con alegría y no tener que andar metiéndola, jajaja
  • Mola que la gente te mire por la calle con sonrisa de complicidad, cuando lo normal es que todo el mundo ignore a todo el mundo.
  • Mola que algunas personas te cedan el asiento o su sitio en la cola del súper (aunque no es lo normal).
  • Mola que tu pelo se convierta en un pelazo y luzcas uñas fuertes.
  • Mola no tener el periodo en meses.
  • Moló que me colaran en zona vip en un concierto para que estuviera más cómoda 😉 (tampoco suele pasar)
  • Mola sentir las patadas del bebé y alucinar cuando empiezas a ser consciente de que hay vida ahí dentro.
  • Mola pararse a pensar nombres para elegir el de tu bebé (siempre que no origine disputas, claro… jeje).
  • Mola buscar inspiración en pinterest para preparar la habitación más bonita del mundo para tu retoño.
  • Mola que niñamolona le hable a la barriguita, le de besitos y le cante.
  • Mola ponerse una peli de esas sentimentales para llorar a moco tendido y quedarse como nueva.
  • Mola ir a la eco y ver a tu bebé chuparse el dedo, moverse como un renacuajo o ver su naricita (o narizota, jaja).
  • Mola sentirse especial porque estás creando vida dentro de ti. Te sientes superior a la raza humana.
  • Mola dejarte llevar por la pasión siempre que quieras con maridomolón sin pensar en que te puedes quedar embarazada… jijiji…
  • Mola pensar que eres capaz de ver la tele, comer y gestar todo a la vez y sin despeinarte.
  • Mola ver la ropita microscópica que va a lucir tu bebé e imaginártelo con ella puesta.
  • Mola esa risa nerviosa que entra cuando al fin llegan las contracciones o rompes aguas y te entra una locura transitoria que suma nervios, emoción y cierto temor. ¡Adrenalina a tope!
  • Mola que, a pesar del parto que tengas, cuando te ponen a tu bebé encima se te pase absolutamente todo, se te olviden los achaques del embarazo y que solo exista ese sentimiento de FLIPAR viendo un ser tan pequeño y perfecto que ha salido de ti, ¡DE TI!
  • Mola hacer feliz a tantísima gente: al papi, a los abuelos, a los tíos, a los primos, a su hermanita, etc.

Seguro que hay mil razones más que molan de estar embarazada, por eso os invito a dejar vuestro comentario aquí abajo.

Entre post y post os espero en InstagramTwitter y en Facebook.

¡Feliz día! nos vemos en InstagramFacebook y Twitter