Cuando una se embaraza no cae en las dificultades que se va a encontrar para poder conciliar el sueño por la noche con tanta protuberancia nueva. Me refiero a dos «temas» básicos: el barrigón y el pecho (o pechote). En el embarazo de niñamolona pasamos de ser 2 en la cama, a ser unos cuantos muchos más, y es que el número de cojines para ayudarme a coger postura era proporcional a las dimensiones que iba adquiriendo mi barrigón durante la gestación de mi querida heredera. En lo que no noté mucha diferencia fue en el pecho pero, ¡ay amigos!, en este segundo embarazo sí lo he notado, ¡y vaya que sí!, ¡madredelamorhermoso!, me miro y no me reconozco con semejantes «cabezas de muchacho» (denominación que he cogido prestada de mi hermana, no os penséis que yo soy tan ocurrente).

Y es que, ante semejantes cambios corporales, es complicado coger postura para dormir. Y yo, que no me conformo con estar incómoda, he indagado, he testado y hoy, después de 2 meses de pruebas, comparto con vosotras dos artículos que se han convertido en mis mejores aliados nocturnos.

Ahora en la cama somos: 2 + barrigón + un único cojín + un sujetador estupendo diseñado para dormir.

A continuación os cuento mi experiencia con el Cojín de embarazo y lactancia 10 en 1 «DreamWizard» de la firma italiana Nuvita; y, por otro lado, del Pillow Bra, todo un descubrimiento estés o no embarazada.

 

Cojín de embarazo y lactancia «DreamWizard»

Llevo usando el Cojín bastante tiempo y puedo decir que es lo más. Me abrazo a él con mucho cariño y apoyo la rodilla que está más arriba encima, lo que favorece que mi espalda esté recta. Es el único que cuenta con un soporte lumbar regulable, según la estatura y la etapa del embarazo. Yo estoy más que contenta, maridomolón no tanto porque le quita espacio en la cama 😉 pero sabe que una embarazada descansada, es una embarazada feliz, así que no hay conflicto posible. Cuando nazca niñomolón lo podré usar como cojín de lactancia que es, desde mi punto de vista, un «must» tanto si optas por dar el pecho, como si tenéis que dar el biberón. Además, viene con una funda para convertirlo en un minipuf para tumbarle cuando todavía sea pequeño. Vamos que amortizarlo lo voy a amortizar bastante, de hecho no descarto seguir usándolo para dormir pasado el embarazo porque realmente mejora mucho la postura y yo de cervicales no ando muy allá. Si queréis saber más sobre este cojín, que tiene hasta 10 usos distintos, echad un vistazo a su web oficial.

dreamwizarddreamwizard3dreamwizard2

Pillow Bra

Este gran invento para la humanidad femenina ha sido todo un descubrimiento para mi. Su función principal es prevenir la caída del pecho y, además, evitar que salgan arrugas en el área del escote. Aunque así de primeras -estéticamente hablando- no es lo más sexy del mundo, desde mi punto de vista es un sujetador cómodo y, ante el aumento repentino de mi pecho en esta etapa, me está ayudando a estar mucho más cómoda por la noche. El truco está en una pequeña almohada que se adapta al hueco entre pecho y pecho. Pillow Bra ayuda a aliviar las tensiones de la zona pectoral y cervical, sujetando el pecho y aportando así mayor comodidad. Su composición además permite que se vaya adaptando al aumento progresivo de los senos. Por otro lado, lleva la etiqueta OEKO-TEX® Standard 100 como garantía de que estos sujetadores están libres de sustancias químicas o nocivas. Como recomendación, si os animáis a comprarlo optar por el color negro, el blanco se ensucia bastante y hay que lavarlo a mano para evitar que se estropee. Si estáis interesadas en conocer más sobre este producto echad un vistazo a su web oficial.

03

 

Y esto es todo chicas, para las continúas visitas nocturnas al w.c. no tengo remedio alguno, hay noches que, a poco que beba, si me presiona me toca ir al baño sí o sí. ¡Pero son gajes del oficio! Espero que os vaya bien la recomendación y os deseo el mejor de los descansos en esta etapa que luego en la siguiente lo echaremos de menos 😉

¡Feliz semana! y ya sabéis que entre post y post os espero en InstagramFacebook y Twitter 😉

 

¿RABIETAS?





Que no cunda el pánico.    Descarga nuestro
EBOOK GRATUITO:

Una guía práctica para afrontar las 
rabietas sin morir en el intento.
AQUÍ
close-link