Con el buen tiempo llega para muchas familias ¡la operación pañal!

Ya han pasado 4 meses desde que niñamolona abandonó el pañal definitivamente y ya es hora de compartir nuestra experiencia con todos vosotros. Aunque era un proceso que temía mucho, he de reconocer que al final no ha sido para tanto. Hoy vengo con un post tranquilizador para padres que, como yo, afrontan este gran paso en la vida de nuestros molones con ciertas inseguridades. Aunque en nuestro caso esta decisión vino impuesta por la guarde, cada padre tiene que valorar si considera que su heredero está preparado para dar el salto al wc.

orinal

Sí, nuestro salón se ha convertido en cuarto de baño provisionalmente. Es lo que tiene…

¿Cómo saber si está preparado?

Cada uno tiene que valorar si su hijo está preparado o no. Basta con que nos respondamos honestamente a las siguientes preguntas: ¿Sigue instrucciones sencillas?, ¿ha comenzado a imitar todo lo que haces?, ¿se levanta y se sienta solo?, ¿tiene equilibrio y estabilidad?, ¿presta atención cuando le hablas?… Niñamolona tenía 20 meses y medio en el momento en el que comenzamos. Pero las edades son orientativas, cada niño lleva su ritmo así que NUNCA FORCÉIS LA MÁQUINA. Yo soy de las que piensan que los niños tienen que aprender de una forma positiva, como si fuera un juego y evitar frustraciones por querer precipitarnos.

Yo, personalmente, hubiera elegido la primavera o el verano para empezar, por una razón obvia: el buen tiempo. Pero lo hemos hecho en pleno mes de enero y la experiencia ha sido mucho mejor de lo que esperaba. Según me dicen algunos expertos el que haga frío favorece que no quieran hacerse sus necesidades encima pero bueno, siempre es más cómodo para los padres que haga bueno, entre otras cosas, porque llevan menos ropa, la colada se seca antes, etc.

INGREDIENTES PARA DEJAR EL PAÑAL

  • Un orinal, cualquiera vale pero, como ya os conté en este post, yo he optado por uno muy molón para hacer la experiencia más agradable. El mío se convierte en adaptador para wc, pero podéis comprar la pieza a parte si os resulta más cómodo (yo tengo uno de Peppa Pig de Carrefour, no es ninguna maravilla porque baila un poco, pero hace el apaño perfectamente). Es importante que vayáis alternando orinal con wc común para que no cojan miedo al trono 😉
  • Ropa de cambio, mucha ropa de cambio y la lavadora lista para rock&roll.
  • Braguitas y calzoncillos, cuando más ideales mejor (nosotros hemos tirado de Minnie y Hello Kitty, que siempre es hmproduna apuesta segura). Los tenéis ideales y económicos en H&M.
  • MUCHA PACIENCIA.
  • MUCHÍSIMA MOTIVACIÓN. Sin duda es la receta del éxito: Motivar, motivar, motivar y celebrar sin parar cada pequeño avance. Que pida «pis», aunque no llegue a tiempo, es motivo de celebración 😉
  • No castigar. Si falla, falla, no pretendáis que esto sea llegar y besar el Santo. Les hemos acostumbrado desde que nacieron a ir con pañal y no controlar esfínteres, así que no queráis correr demasiado y entended que necesitan sus tiempos.
  • Preferiblemente aprovechar un fin de semana o un periodo en el que vayáis a pasar mucho tiempo con ellos para empezar (vacaciones, un puente…). Casi mejor no salir mucho de casa o, por lo menos, no ir muy lejos. Si quitáis el pañal que sea todo el día, no vale poner y quitar porque se volverán locos. Sed firmes en este sentido. En nuestro caso lo usa solo por la noche pero el 90% de los días se levanta con él seco.

Como dato, la profe de niñamolona le obligaba a sentarse en el wc cada “x” tiempo en el orinal, algo que no le gustaba mucho porque dejar de jugar para sentarse en el trono sin ganas le ponía de mala uva. Aún así, iban de 3 en 3, con sus mejores amigos y acompañados de su cuento favorito. Podéis aprovechar la tv con sus dibujos favoritos o un cuento para estos primeros contactos.

Los primeros días los pasé regular, pero con paciencia todo se puede y en 2 días el avance fue espectacular. Para mi sorpresa, empezó a pedir el «pis» y la «caca» muy rápido, pero tened en cuenta que el ensayo/ error es estrictamente necesario.

SE HARÁ PIS Y CACA ENCIMA VARIAS VECES (puede que os sorprenda y lo haga menos de lo que pensáis). Estad bien atentos cuando estén ocupados con algo, por ejemplo, en el parque. A niñamolona le pasa, se lo está pasando tan bien que no quiere parar para hacer pis y luego no llega. Nosotros insistimos siempre en que haga pis antes de ir al parque, de salir de casa, etc.

Es bueno que se sientan húmedos, que noten qué es lo que pasa cuando uno se hace las necesidades encima sin pañal. Puede ocurrir también que le empiecen a pillar el truco y que el día que se les escape lloren de frustración. No pasa nada, nuestra labor de padres es calmar y decirles que no pasa nada y que seguro que la próxima vez llegan a tiempo.

Por último, existen cuentos de apoyo, yo no he usado ninguno, pero os dejo enlace a este artículo “7 cuentos para que el bebé abandone el pañal” que oye, nunca se sabe si os puede venir bien algo de inspiración.

Sin mucho más que añadir me gustaría que las que ya habéis pasado por eso dejéis vuestra experiencia aquí abajo, que siempre sirve de mucha ayuda para los padres conocer diferentes opiniones. Y no os agobiéis, ni comparéis a vuestros hijos con otros, cada molón es un mundo y ninguno es más listo que otro por aprender antes. Si os agobiáis sin remedio, no dejéis de comentarlo con el pediatra o, si van a la guarde, con sus profesores, seguro que encontráis muy buen apoyo. Ojalá esta entrada os haya servido por lo menos para perder el miedo que yo tenía cuando empezamos. ¡Ya me contaréis!

Feliz semana a todos, ya sabéis que entre post y post nos vemos en InstagramFacebook y Twitter 🙂