Hace poco hablaba con mi amiga «la veterana», denominada así porque tiene tres niños, acerca de los temidos piojos. Ahora que niñamolona ha empezado la guarde una empieza a ser consciente de los peligros que traen consigo esta nueva etapa de la vida y que, nadie está a salvo, te puede pasar a ti y es mejor estar alerta antes que vivir en la ignorancia. Por eso, porque ella tiene experiencia en la materia y tiene claves para evitar que estos bichos asquerosos hagan una rave en la cabeza de nuestros molones, hoy «la veterana» nos presenta esta maravillosa entrada: «Nunca subestimes el picor de tus hijos».

¡Lo disfruten! (a ver quién aguanta todo el post sin rascarse la cabeza):

«Nunca, nunca, NUNCA, subestimes los picores de tus hijos. Nuestros niños molones pueden inventarse un dolor de tripa para esquivar un plato de verdura pero nunca se inventarán una reacción tan innata y espontánea como es rascar donde existe un picor. Si tu hijo se rasca la cabeza, amiga, ha llegado el momento de actuar con sangre fría y no dejarse llevar por el pánico: los piojos están aquí pero, tranquila, nosotras somos más listas y mejores, ¡NO PERDAMOS LA CALMA! aunque sientas que te pica absolutamente todo y se convierta en tic nervioso rascarte todo el cuerpo, respira hondo y repite conmigo «vamos a ganar la batalla a estos mierda bichos asquerosos hijos de Satán».

La primera vez que te topas con ellos es la peor, para qué mentir porque, como nadie habla abiertamente de esto (ni que fueran almorranas), el desconocimiento es total y la sorpresa aún mayor. Uno imagina un piojo como un minúsculo ser semejante al punto de la i. Pues no, son grandes, se mueven y les puedes contar incluso las patas, los dedos y los pelos de la cabeza. ¡OJÚ! Son, hablando suavemente, asquerosos y lo peor es que se reproducen a una velocidad de vértigo. Puedes ir a la farmacia a pedir «El más eficaz de los antídotos» que como te dejes una liendre (dícese de los huevos de la señora piojo)… ¡Sorpresa! resurgen de sus cenizas y de nuevo están en tu vida. En fin, el tema da para una tesis doctoral pero dadas las épocas del año en la que estamos he aquí mis recomendaciones:

  1. Nunca, nunca, NUNCA, subestimes el picor de tu hijo
  2. Si le pica procede a revisar el pelo
  3. Utiliza una liendrera (metálica preferiblemente)
  4. Separa el pelo por mechones y no te dejes ninguno
  5. Utiliza un producto que puedes adquirir en farmacias o tiendas
  6. Importante, deja el producto por lo menos el doble de tiempo de lo que indica el fabricante (si utilizas gorro de ducha mejor que mejor, hay que asfixiarlos- aquí pongo cara de psicópata, probad, ya veréis cómo ayuda)
  7. Y ahora, ármate de paciencia y vuelve a revisar el pelo de nuevo para eliminar piojos y liendres supuestamente muertas. Un ejercicio que deberá de convertirse en una constante durante los próximos 5 días para garantizar su eliminación total.
  8. Si reaparecen pasado un tiempo… No desesperes, suele pasar.
  9. Y, por cierto, una buena recomendación es lavar sábanas, toallas y, sobre todo, cepillos y peines (agua hirviendo con unas gotas de vinagre).

Prevención, divino tesoro

aceite-arbol-teFinalmente, como todo la vida, prevenir es mejor que curar. Así que recomiendo árbol de te cada mañana, un aceite que podéis encontrar en herbolarios, untado con la mano en la nuca y detrás de las orejas. Además, yo hecho unas gotas en su champú habitual. Ojo con pasarse porque huele bastante fuerte, además, veréis que el bote no es muy grande, con poca cantidad es más que suficiente. Si lo preferís, hay otros productos en el mercado, como el repelente de filvit que huele hasta bien y es otra alternativa. Y, aunque nuestras niñas vayan preciosas con la melena al aire, diademas y/u horquillas, es fundamental recoger el pelo ya sea con trenzas o coletas, porque los piojos no saltan pero se deslizan que da gusto de pelo en pelo como si de una liana se tratase.

Y hasta aquí todas las recomendaciones sobre los picores producidos por piojos… Existen otros picores en partes más íntimas de los niños que os aseguro tampoco haya q subestimar… pero esto merece un post aparte ;)»

 

Gracias madre veterana por tu aportación, espero más colaboraciones futuras para orientarnos a nosotras, las primerizas. Ale, yo me despido no sin antes enseñar este peluche que he encontrado trasteando por San Google, crablouse_1¿me puede alguien explicar qué lleva a un fabricante de juguetes hacer un peluche piojo? si habéis flipado tanto como yo, no dejéis de ver el archiconocido post de los 30 peores juguetes de la historia, sin duda, este peluche merecería un puesto en el ranking.

 

¡Feliz semana! no olvidéis estar atentos a Facebook, instagram y twitter, que por ahí doy bastante guerra 😉