No, no soy la típica madre que piensa que todo lo que hace su hija es extraordinario… es que, directamente, ella es extraordinaria (¡JUAS!). Pero, en este caso que nos ocupa, no lo digo porque sí, sino porque he descubierto que niñamolona tiene poderes. No ve muertos, gracias a Dios, pero sí es capaz de percibir cosas que los adultos, que yo conozco, no son capaces.

Voy a dejar de ponerme mística -y «cuartomilenionista»- y voy al grano: la niñamolona tiene un sexto sentido.  No sé, y ahora lo digo en serio, si es algo normal en los niños o no, así que esta entrada me va a servir para investigar y salir de dudas, si es que vosotros podéis ayudarme.  Ahora voy a ir tiempo atrás, cuando Claudia tenía tan solo 3 meses de vida.  En esos momentos no tenía preferencia por nadie excepto por mi que, con la lactancia, era su fuente inagotable de combustible.  Como ya os he contado, las personas favoritas de niñamolona después fueron, y son, padremolón y abuelamolona.  Bien, pues os aseguro que jamás ha sido de llorar cuando alguien se marcha (ni entonces, ni ahora) y, sin embargo, cuando tenía 3 mesecillos de nada, un día vino mi hermana a vernos y niñamolona no quería estar en otros brazos más que en los suyos.  Y, lo más inquietante, por primera vez en su corta vida lloró desconsoladamente cuando ella tuvo que irse.  Era raro porque si se acercaba dejaba de llorar, se iba y lloraba… vamos que no era ni sota, ni caballo, ni rey, era una clara preferencia por estar con su tíamolona (que mola mucho, no sería raro que quisiera estar con ella pero no era su estilo actuar así, ni mucho menos).

Al día siguiente sonó el teléfono a las 9 de la mañana.  Era mi hermana.  El notición que me dio era que ¡¡¡estaba embarazada!!!, os podéis imaginar el alegrón de toda la familia.

Hermana molona durante su dulce espera.

Hermana molona durante su dulce espera.

Pasaron los meses, primomolón nació preciosísimo y requetemono (esta parte no es vinculante en la historia, pero si no lo digo reviento); y hace un par de semanas niñamolona hizo algo que me dejó alucinada.  La hermana de una estudiante americana que ha estado viviendo en casa de mis padres vino de visita.  La niñamolona estaba ese día con ellos.  Pues bien, al parecer, desde el minuto uno de aparecer por la puerta, Claudia no se separó de ella.

(Con acento americano) -«¡Oh!, ¡tu hija adora a mi hermana!» me dijo asombrada al día siguiente.

Tanto es así, que mis padres también comentaron la jugada impresionados por el cariño que le cogió en un tiempo récord tras haberla conocido.  Cuando se tuvo que ir, ¿adivináis?, sí, niñamolona lloró desconsoladamente… como nunca hace ni con su padremolón, ni con su abuelamolona y, ni mucho menos, con su madremolona, aquí presente.  Os lo aseguro.

Amigos, al día siguiente cuando la americana me contaba lo sucedido se me encendió la bombilla:

-«Oye, tu hermana, ¿no estará embarazada?»

(Con acento americano) -«¡Oh!, ¡sí!, pero de muy, muy poquito»

¿Tiene o no tiene un sexto sentido?, ¡ni siquiera mis padres sabían que su hermana estaba embarazada!

Unos días después, dándole vueltas al asunto, consulté a mi buen amigo Google, que todo lo sabe, para encontrar una explicación científica a todo esto.  Yo imagino, y digo imagino porque no lo he podido contrastar, que las embarazadas pueden segregar alguna hormona o algo que atrae a los niños, ¿no?  Como realmente no tengo ni idea y me parece algo extraordinario, aunque tenga su explicación lógica, hoy os agradecería especialmente a todos que me contéis vuestras experiencias.  Puede que, si tenéis más de un bebé, hayáis notado un apego especial de vuestro primogénito al estar embarazadas, ¿no? pero también puede que, como es normal que tengan mamitis, no os hayáis percatado de que tenéis un test de embarazo natural y gratuito en casa.

¿Estaré diciendo alguna tontería?, puede, pero aquí he dejado caer mi historia, verídica como la vida misma.  Ahora os toca a vosotros, pasen y comenten, por favor.

Y recordad que, aunque ando perdida a cuenta de mi lastre de proyecto fin de master, podéis encontrarme en twitter, en Facebook y en instagram.

 

¡Feliz semana!

¿RABIETAS?





Que no cunda el pánico.    Descarga nuestro
EBOOK GRATUITO:

Una guía práctica para afrontar las 
rabietas sin morir en el intento.
AQUÍ
close-link