Ahora la celosa, es ella

La venganza se sirve en plato frío… ya lo sé, no está bonito que una se “pique” con un bebé de 10 meses pero ¡empezó ella!, ¡lo prometo!, ¡yo no quería!

En capítulos anteriores os hablé de los celos que tenía a mi marido porque la niña molona le había elegido a él como persona favorita.  Bien, ahora he decidido no dejarme llevar por los celos, ser más diplomática, es decir, competir pero de verdad, jugar mis cartas porque vamos a ver, ¡que te llevo 28 años!, que cuando tú vas yo he ido y vuelto 300 veces.  Sí, he entrado en el juego y he decidido usar mis armas de mujer, se acabó lo que se daba chatina, ¡esto es la guerra!

Que padre molón llega a casa al grito de “Ya estoy aquí”, cuando ella empieza a gatear a toda prisa por el pasillo para recibirle, yo soy más rápida, que para algo tengo unas piernas laaaargas y puedo adelantarme incluso dejándole ventaja (para que veáis que no soy tan rastrera).  Así que llego, le achucho, le abrazo, me lo como a besos y ella, ¡ja! ella, mira con ojos golosones, con la sonrisa torcida como diciendo “¿pero qué leches pasa aquí?”

Aquí no acaba mi estrategia de “cortejo”, no.  Cuando la pequeña se marca un bailecito a base de doblar sus rodillas con cierto ritmo y levantar un brazo al cielo yo, que soy bastante más lista, amarro a marido y hago como que reímos sin parar, súper forzado, lo sé, pero el caso es que ella se viene abajo… su baile acaba por congelarse y mira extrañada.

Cuando nos despertamos por lo general su pañal suele estar apuntando en dirección a mi cara, en posición de ataque, pero ni corta, ni perezosa, la sorteo y me abalanzo sobre marido para darle los buenos días.  Aunque me mete algún manotazo, yo disimulo como si no me doliera y sigo a lo mío, bueno, para ser exactos a lo NUESTRO.

Y es que, me vais a perdonar, pero me gustaría que quedara claro que el macho alpha y líder de la manada, es mío, yo lo vi antes, y eso es fácilmente demostrable.  He dicho.

unamadremolonaMi última táctica consiste en la “imitación”, ¿que si funciona? madre del amor, ¡¿cómo no lo habré descubierto antes?! (inciso: ¿no os había dicho que me he quitado el título de madre molona? pues eso, ahora empezaréis a entender que me lo estoy ganando a pulso).  A lo que iba, el movimiento es el siguiente: cuando estamos tranquilamente en el sillón y ella juega ajena con sus juguetes, me planto en los brazos de padre molón, me toco la oreja y a la vez me meto el dedo en la boca.  A continuación le pido que me cante la canción que usa para dormir a Claudia.  Él, que es muy obediente, lo hace y no os podéis imaginar el drama.  Deja lo que esté haciendo, viene gateando como una bala, se sube a su pierna, lloriquea y se mete el dedo en la boca, a la vez que se toca la oreja.  No lo soporta, jajaja… ¡soy tan maléfica!

Pero tranquilos, sobre todo tú mamá que estarás a punto de coger el teléfono para echarme la bronca, ahora que he realizado este experimento he decidido no torturar más a la pequeña, que aproveche, que disfrute de él tooooodo lo que pueda porque ¿sabéis qué? el día en el que se ponga un piercing en el ombligo y decida irse de Erasmus a Noruega, la que se quedará con él seré yo.  Además, tengo un plan “B” que va a dejar descolocada completamente a la niña molona, todavía no lo he encargado pero, cuando lo haga, ¡ay cuándo lo haga! veremos cómo lidia esta artista con eso de compartir madre, padre, abuelos, juguetes y techo; sí, ya sabéis en qué estoy pensando, en cómo se las ingeniará para mantener el monopolio cuando en Villa Molona, pasemos de ser 3 a ser 4 y demos la bienvenida al “hermanito molón” (-ja, ja, ¡JA! -risa maligna mientras me froto las manos).

* Este post está dramatizado, ningún bebé sufrió durante la planificación del mismo.

¡Hasta el próximo post! y mientras, ya sabéis, a “facebookear“, “tuitear” e “instagrameee“… no, con instagram no lo digo que suena fatal.

17 Respuestas a “Ahora la celosa, es ella

    • Me alegra que te haya gustado Leonor, al menos alguien puede disfrutar con todo esto, jajaja…
      Dentro de nada montamos un videoclip como el de Busta y Bisbal, “por el amor de maridoooo”
      besos!

  1. Muy bueno!!! En mi caso es al contrario, pues yo tengo un niño, y por ahora sigo siendo la favorita…aunque la abuela viene pisándome los talones!!!
    Y me ha encantao lo de un deo en la boca y el otro en la oreja porque el mío lo hace igual!!! Jajaja

  2. jajajja me parto, yo cuando la bichito estaba tumbada sobre su papá, me ponia al lado y me tumbada también, y la tia iba y me pegaba unos manotazos, Pero qué se habrá creido!!! el moco este!!! pero son tan monos………..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s