Sí, existen claros signos que nos diferencian a las madres del resto de mortales.  Aquí os dejo una breve recopilación de pequeños detalles que forman parte la vida de cualquier progenitora que se precie:

  1. Los cojines se convierten en ese escudo capaz de proteger a tu bebé de cualquier mal (cables, enchufes, esquinas, etc.)
  2. Tu salón parece un parque temático o, en su defecto, que has sido víctima de un robo.
  3. Sabes qué es una regurgitación, aunque te cueste pronunciarlo.
  4. Diferencias a la perfección entre maxicosi (o huevo) y capazo.
  5. Una silla enorme con bandeja ocupará el 70% de tu cocina.
  6. La pantalla de tu móvil estará sospechosamente pegajosa.
  7. Entre tus cubiertos grises y aburridos, destacarán coloridas cucharas de silicona.
  8. Los fines de semana madrugas.
  9. La preocupación surge por falta de ruido, no por exceso.
  10. Una plaga de baberos, por lo general sucios, aparecerán en cualquier rincón, como si tuvieran la capacidad de reproducirse.
  11. Sabes quién es Pepa Pig y su poder hipnotizante.
  12. Los Cantajuegos serán un «hit» en tu casa y en tu coche.
  13. Los pantalones de tu pequeño gateador profesional te delatarán cual «prueba del algodón».
  14. Ya no pasas de largo las secciones de ropa infantil.
  15. Te pillas unos virus y unos catarros que nunca jamás antes en tu vida.
  16. Entre tus temas de conversación destacan las cacas en sus diferentes texturas, gama de colores y frecuencia de las mismas.
  17. Sabes que «Dalsy» no es un personaje de dibujos animados, ni «Apiretal» una marca de dentífrico.
  18. La memoria de tu móvil tendrá serios problemas para almacenar tal cantidad de fotos y de vídeos.
  19. Cualquier excusa será buena para enseñar tu extensísima galería a aquel que se le ocurra preguntar por tu bebé.
  20. Tú ya no eres protagonista de tu foto de perfil de Facebook.
  21. ¿Adivinas quién ocupa tu salvapantallas del móvil y de tu ordenador?, ¡bingo!
  22. La palabra «merienda» vuelve a existir en tu vocabulario.
  23. En tu lavadora los bodys se acumulan, hasta el punto de multiplicarse y no entiendes cómo, si acabas de poner una hace nada, ya tienes material suficiente para poner otra.
  24. Rara vez se te oirá decir «me aburro».
  25. Ahora entiendes a tu madre en muchas cosas.
  26. Un baño de más de 10 minutos equivale a 3 horas en el mejor balneario.
  27. Señalarás al cielo al grito de «¡mira!» cuando veas un avión, a los perros cuando vayas por la calle y a las vacas cuando estés en el coche.  Es así, si no no te dan el carné de madre.
  28. Te parecerá increíble la cantidad de cosas que puedes llegar a hacer en un día.
  29. Los primeros meses te despertará para reclamar su comida mínimo cada tres horas… cuando duerma del tirón, serás tú la que se levante para comprobar que todo está bien.
  30. Cuando te crees que ya no puedes querer más, te levantas, ves esa sonrisa irresistible y, de nuevo, consigue que se produzca «el milagro».  
madres

¿Habéis visto esta foto que tenía en el móvil?

Seguro que se te ocurren unos cuantos detalles más, así que ya sabes, no te vayas sin completar la lista dejando tu comentario aquí abajo. 

* Nota de la autora molona: cuando ya tenía preparado el post se me ha ocurrido buscar en el sabelotodo de google y he encontrado las 24 señales claras de que eres madre, cuya lectura, por supuesto, os recomiendo 😉

¡Hasta el siguiente post!

…mientas tanto, nos vemos en twitterFacebook e instagram

¿RABIETAS?





Que no cunda el pánico.    Descarga nuestro
EBOOK GRATUITO:

Una guía práctica para afrontar las 
rabietas sin morir en el intento.
AQUÍ
close-link