¿Celosa yo?… pues sí, ¿pasa algo?

Nunca he sido una mujer celosa, más bien poco o nada.  Puedo presumir de tener una enorme seguridad en mi misma y de creer que “no tengo competencia” (llamadme chula, pero os aseguro que la actitud es lo que cuenta).  Ahora bien, ¿quién me iba a decir a mi que tendría que esperar a ser madre para sentir celos? muchos celos, muchísimos celos, celos de los de verdad, celos, celos, celos… me explico:

nic3b1os_celosDesde que niña molona llegó a nuestra humilde morada se hizo con el monopolio del hogar, hombre, era de esperar, ella siempre ha tenido todas las de ganar porque juega con ventaja: es pequeñita, ideal, a pesar de tener una cabeza desproporcionada para su cuerpecín, como todos los bebés, y de estar rechoncha tirando a gordita, todo en ella es amoroso, sus piececitos, sus manitas, su naricita, sus pelitos de punta, sus bostecitos… ¡hasta las flatulencias son jorobadamente monas!, resulta imposible competir con eso.  Pero claro, una que es madre primeriza pero, ante todo madre, se espera un trato especial por parte del bebé que con mucho esfuerzo has horneado durante 9 larguísimos meses y que has parido después de dolorosísimas contracciones, ¿o no?, algo de enchufísmo se merece su progenitora, ¡digo yo!

Pero de lo que debería ser a la realidad hay un abismo.  Esto de que niña molona y padre molón fueran a fundar su propia cuchipandi y que a mi me excluyeran de este selecto club es algo que no, que no te lo esperas ni de lejos.

Y es que puedo confirmar y confirmo que sí, las niñas son de los papis, y además desde el minuto uno.  Da igual que te lo curres, que llegues de trabajar, te quites los tacones y te tires en la alfombra a jugar con ella toooooda la tarde.   Que cantes canciones que hablan de platos y teteras, que bailes ridículas coreografías o que le des la merienda mientras haces el canelo.  Es igual, todas tus tácticas para ganarte un primer puesto en su ranking de personas favoritas son insuficientes; de pronto suena la puerta y un feliz y masculino “Hola” eclipsa a la niña molona y concede a la progenitora  un poder hasta ahora desconocido por ella: la invisibilidad.

unamadremolona

Sí, dejo de existir.  El mundo se para y padre e hija se funden en un tierno y largo abrazo, disfrutan juntos, ríen, se divierten, se deleitan en esa estampa de amor… y yo, fuera de ese marco de corazones de colores y en un segundo plano (porque no hay un tercero o un cuarto), a punto de sufrir diabetes por tal saturación de amor edulcorado, decido mirar a otro lado y dedicarme a mi, que seré invisible pero no gilipollas.

Hay quién me dice que tengo suerte de que la heredera no tenga mamitis pero, no puedo mentir, os lo confieso aquí en privado, entre vosotros y yo, ¡¡¡que siento celos!!!, ¡¡¡muchos celos!!! y decido retomar tácticas del pasado, de cuando una estaba en edad de merecer y ligaba por los bares: ignorarles y hacerme la interesante.  Eso en antaño resultaba irresistible pero, por ahora, en este caso que nos ocupa, os soy sincera, no me está funcionando, ¿para qué mentirnos?

Creéis que exagero, ¿verdad? Os voy a contar, como dato, hasta qué punto hemos llegado:

Niña molona está mala, malísima, le están saliendo los dientes y se le ha sumado un catarro que la tiene pachucha “perdía”.  Pues bien, estaba la pobre en brazos de su “querido y preferido papi” cuando llegué yo, con mi “modo ignorar-ON” y así, sin comerlo ni beberlo, sin esperarmelo de ninguna de las maneras, me miró con ojitos de Gato con Botas y extendiendo sus brazos vino hacia mi, SEÑORES, ¡¡¡HACIA MI!!!; no me lo podía creer, de hecho miré atrás por si acaso estaba la abuela molona, su segunda persona favorita después de su papi.  Pero no, de pronto me percaté estupefacta de que yo era la elegida, ¡YO!; un halo de luz recorrió la trayectoria que nos separaba, la cogí y la achuché como si no hubiera mañana, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y entré en un estado de enamoramiento sublime.  Justo en este momento de éxtasis, en el que empecé a entender la cara de imbécil que se le pone a mi marido cuando la tiene en brazos, escuché al susodicho decir:

– “Buffff…. Sí que está mala, la pobre no sabe ni lo que quiere…

Explotó, sin ningún tipo de pudor, la burbuja sobre la que estábamos levitando niña molona y yo.

Conclusión: si la niña prefiere los brazos de madre antes que los de padre, es que una de dos, o la pobre tiene una fiebre tal que le hace delirar y que la incapacita para tomar decisiones con claridad y de manera consciente, o que se ha vuelto loca, pero ¿cómo va a querer venir con su madre teniendo ahí al lado al favorito?

Finalmente puntualizo, aunque a marido molón –un poco menos molón desde que se atrevió a lanzar ese comentario impertinente- le moleste, lo cierto es que la niña molona, por primera vez en sus 8 meses de vida, ¡¡¡TIENE MAMITIS!!! Sí, he ganado posiciones, sin saber muy bien cómo ni porqué, he sido la elegida y ahora me echa los brazos, me busca, gatea hasta agarrar mi pierna, me abraza, no me quita la cara cuando me la como a besos…

Esperemos que esta situación dure -sin necesidad de que esté febril y delirante- porque antes no sabía lo que se sentía pero ahora os digo que esto engancha, es como la droga, primera dosis gratuita y estás perdida para siempre.  Así estoy, cruzando los dedos para seguir siendo su persona favorita pero, ante la duda, lo que sí voy a hacer es aprovechar mientras dure e ignorar a mi marido, que es hombre y estoy segura de que con él fijo que la táctica me funciona.

35 Respuestas a “¿Celosa yo?… pues sí, ¿pasa algo?

  1. ¡Cuanta razón! La mia es de papi a tope, asique aprovecho los dias que el tiene que estar fuera por trabajo para apretujarla.jijijiji.
    Paciencia, son de papá, pero cuando se ponen malas o se hacen daño…buscan a mamá, eso que nos queda
    Muchos besos molones!

  2. Jajaja.. ¡¡muy chistoso!!.. xD ..en mi caso, son mis hijitos (tanto mis niñas como mi único hijito varón) los que han sido celosos pero de que ¡el papá me haga cariños a mí!.. =D ..jajajaa.. es muy divertido.. ^^

  3. Es odiosoooo tienes razón!!! Sin ninguna duda mi niña que la tuya es la molona y la mia es la picias adora a su padre….quiero pisss ya te llevo yo itzi no tu no papa pero cacho…. si estas todo el dia conmigo te llevo 100 veces y ahora no quieres que te lleve!! Itziarr a cenarr te ayuda mamaa?? No tu no papi ( hija de satán!! Os juro que pienso esooo !! Por que me haces estossss feooooosss jajajajajajajjaja??????)

    • jajajajaaaa… a veces dan ganas de decir “ahí os quedáis!”
      pero bueno, por lo que se ve está dentro de lo “normal”, aguantemos y aprovechemos el “tiempo libre” que nos dejan.

  4. Cuando recibimos la noticia de que garbancito
    Es garbancita uno de los comentarios del futuro padre fue: “las niñas son más de papá” …. Estimada Isabel… No sabía que tanto y tan pronto!

  5. Ja ja ja que gracioso… pues te cuento que yo tengo la parejita y cuando es jugar ambos prefieren a papá ahora si estan enfermos o tienen hambre mamá deja de ser transparente

    • Aysss!!!! y yo que tenía fe en tener un niño algún día para mi solita 😉
      Bueno, las mamis siempre seremos las mamis, somos insustituibles!

  6. 😀 Lo que me he reido con este post!! De los mejores para mi…

    Menos mal que no tengo ese problema porque mi gordito es muy de su mami…♡ cosa que agradezco enormemente! Aunque he de reconocer que tambien tiene contras… 😦
    Me sabe fatal cuando le critican amargamente porque es un madrero… De buena gana mandaba a la mierda a mas de un@… Otros se rien porque tiene mamitis. Estos comentarios son mas chachis… Hay de todo…
    Podría contar mil historietas Isabel… ya me vas conociendo.
    Lo que me sorprende es que pensé que eso de -LAS NIÑAS SON DE PAPI, LOS NIÑOS DE MAMI- creí que era una leyenda urbana… y veo que no… aunque habrá de todo.
    En fin… que papi molón disfrute de los momentos que tenga con niña molona porque algun día todo será equitativo, ya verás Isabel…
    Un besote de Manuel y mio. MuakkkkS!

  7. jajajjaja ay ay ay que bueno.. y QUE IDENTIFICADA!!! La beba conmigo está bien, la alimento, juego con ella, se ríe… pero da igual lo que estemos haciendo..que entra el papi en escena, y sonríe que ocupa más la boca que su cabezota (sí tb grande y desproporcionada con el cuerpín). Y se ríe….a carcajadas!! conmigo no.. conmigo sonríe emite algún sonido.. pero con él es un no parar. Eso sí, en el juego que más disfruta yo también participo: yo la tengo en brazos y papi nos encorre por el salón, ¡le encanta! (al revés no funciona, no sé porque).
    Gran post, y ¡viva la mamitis!!!

  8. 🙂 que bueno!, la guerra de los favoritos ^^

    Yo no tengo hijos, que los tendré, pero me pasa exactamente lo mismo con mis gatos, un mes soy su favorito otro es mi mujer….y siento los mismos celos!, me rehuyen para estar con su mami, me dan el superpoder de la invisibilidad, hasta me miran mal, igualito que lo describes jajaja

    Cuando tenga hijos creo que explotare,… espero que el mes que mis gatos pasen de mi sea cuando mi hij@ este con papitis y viceversa, pero sospecho que no será así…

  9. Jjjj… Me encantó tu post, Isabel! Será verdad el dicho?! Yo tengo un bebé niño adorable que sufre una grave gravísima mamitis. Tanto es así, que para que su papá le cambie el pañal sin gritar (sí, grita más que llora), tengo que estar presente dándole ánimos (a padre e hijo). Lo que pasa es que, el día que se propone dormirle, me da envidia-celos-pena de no haber sido yo quien lo hiciera. Para volverse majareta, eh?

  10. jajajajajajjajaja me ha encantado!! 🙂 La verdad que con mi piccola aun no hemos llegado a ese punto, imagino que es demasiado pequeña aun. Pero entiendo lo de los celos… yo también quiero ser para siempre su persona favorita ❤ aunque sé que tarde o temprano dejará de ser así. Es ley de vida 😦

  11. El post buenísimo (como han dicho: de los mejores ) 😉
    Me sorprende porque debo de ser la excepción. Ale está completamente enmadrada (creo que el tema de que siga siendo “su nevera” tiene algo que ver). Me reclama 100%. Es verdad que como se ríe con su padre y las caras que le pone a él, no me las pone a mi.

  12. Pingback: He perdido el título de madre molona |·

  13. jajajaj yo tengo niño y niña y los dos son de mamá, mi niña me dice “te quiero más que el papa” jajaajajaj, a mi se me cae la babota y “te quiero más que el tete y eres sólo mía”, eso que ella es la pequeña pero es una acaparadora.

  14. Jajajaja a Garbancito le pasa lo mismo, es terrible, papa-dios es lo más y me repatea, lo admito también! Jajaja
    A ver si dura que la mamitis mola ❤

    Pd.ignora al padre, lo tiene más que merecido esta vez! Jajajaja

  15. Pingback: Ahora la celosa, es ella |·

  16. Pingback: El sexto sentido de la niñamolona |·

  17. Pingback: Yo ayudo a mi marido |·

  18. Pingback: Y el nombre del niñomolón es… |·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s