La barriga molona

La barriga molona

Cuando una al fin tiene una barriguita que se nota que es de lo que es, que no da lugar a dudas, la cosa cambia y el embarazo comienza a molar considerablemente. Sí, una va andando por la calle y se siente superior a la raza humana. Piensas “hey, aquí estoy yo, caminando y gestando a la vez”, “puedo comer y ver la tele al mismo tiempo que estoy creando una vida, así, sin manos”, “tengo el horno dándolo todo sin despeinarme” … es que no hay quién te pare.

Imagen

Servidora embarazada de 5 meses, más orgullosa imposible

 

Por ello quiero dedicar un post completo a la barriga, barriguita, bombo o como prefiráis llamarlo. Algunas embarazadas se sienten gordas. Es verdad, hay momentos en los que te ves inmensa, hace tiempo que no alcanzas a verte los pies, necesitas ayuda para ponerte los calcetines pero, por Dios, ¡ni se os ocurra disfrazaros de sacos de patatas! De verdad, es un tema que me preocupa, si os veis grandes, os hacéis muy poquito favor a vosotras mismas utilizando tallas XXXXXL. Dedicaré otra entrada completa a los aciertos y errores en los estilismos durante el embarazo. A lo que iba, al fin es nuestro momento, después de todos los síntomas coñazo, podemos ver luz al final del camino por varias razones: 

1)    Ahora sí que sí, una empieza a tomar conciencia de que hay vida ahí dentro. Porque en muchos casos, como ha sido el mío, te cuesta tiempo asimilar que estás embarazada, hasta ahora solo te sentías enferma, ahora ya molas.

2)    Porque por primera vez para la mayoría de nosotras, ¡no tenemos que meter tripa! “Ouh yeaaaahhh!!!” No hay que disimular, ni taparse, sino marcar y hacer que se note, es una tripa tersa, no grasa que cuelga y además hay algo guay creciendo dentro de nosotras, ¿no te parece una razón más que suficiente para presumir?

3)    Porque vaaaale, hay un momento en el que el peso se te hace cuesta arriba, te duele la espalda y te sientes como un pato tropezando con todo porque no mides, no estás acostumbrada a tener estas dimensiones PERO, a cambio, sientes unas patadas ahí dentro que son la bombra. “Madre, que estoy aquí, que me muevo y que estoy encantado de ser un fetito molón dentro de una madre tan molona como tú”. 

Sí, eres una tía importante y tu barriga es tu símbolo de identidad. Incluso los desconocidos te miran con cariño, la cajera del súper te pregunta que cuánto te falta, el de la farmacia si va a ser niña o niño… y a ti eso te encanta, ¡es tu tema estrella y encima es la gente la que quiere hablar de ello! Nunca te has sentido tan importante y espera, porque esto solo puede ir a mejor,  en cuando te conviertas en madre lo serás todavía más… porque una es una embarazada molona unos meses, pero madre molona se es para toda la vida.

Ahora sí, ¡DISFRÚTALO!

Sin comentarios
  • Lydia- Padresenpañales

    28 agosto, 2013 at 11:14 Responder

    Sales super feliz!! Si q mola q todo el mundo te pregunte y te mire la barriga, q aprovechen a mirarnos, q en cuAnto sale el baby no nos miramos ni nosotras!! ( o ese es mi caso, la llevo en brazos, paso x un espejo y podía llevar un nido en mi cabeza q ni m entero, sólo la miro a ella!!!

  • Ana

    28 agosto, 2013 at 11:40 Responder

    qué post más mono! y qué guapa en la foto!

    • icumas

      28 agosto, 2013 at 15:41 Responder

      Gracias Ana, lucimos de una manera especial cuando estamos embarazadas 😉

  • ex-embarzdaromàntica

    28 agosto, 2013 at 16:06 Responder

    Adhiero ! Sùper de acuerdo hasta puntos & comas.

    Qué brillo especial tenemos embarazadas!

    Disfrutad muchìsimo vuestras barriguitas molonas, chicas importantes gestando vidas molonas! 😉 nada comparable…

    • icumas

      28 agosto, 2013 at 19:30 Responder

      Gracias Virginia!!! Efectivamente hay que aprovechar y no dejar de presumir 🙂

  • […] gases (lo que, por cierto, puede llevarte a vivir momentos embarazosos). Más tarde ya tienes una barriga molona y te animas a […]

  • mama pinguina

    27 septiembre, 2013 at 14:31 Responder

    Estabas muy guapa con tu panzita!Ami tambien me da mucha tirria que me toquen la barrigota pero lo peor de todo es cuando van y te la besan eso ya es lo mas de lo mas de los incordios.

    • icumas

      27 septiembre, 2013 at 16:41 Responder

      Jajaja… Gracias a Dios los besitos sólo estaban permitidos para mi marido pero sólo de imaginarme a la gente espontánea dándote besos en la barriga me da la risa. Un besito (en la barriga no!) y gracias por comentar!

  • Raquel

    21 diciembre, 2013 at 19:09 Responder

    jajajajaja…me ha ‘encantao’…Eh Eh! Sin manos!!! jajajajjaa 😀

Añade un comentario