Cuando una luce su barriguita con alegría y orgullo, sigue todas las pautas para ser una embarazada cañón y tiene, más o menos, dominadas a las temidas hormonas, no puede creerse, por nada del mundo, que una sola frase puede arrancar su felicidad de un plumazo.  Eso fue lo que me pasó a mi cuando, después de 5 largos meses, al fin podía presumir de barriga de embarazada.

Como no tengo palabras para describir ese momento, lo más próximo que encuentro es el término anglosajón awkward, he decidido hacer una demostración gráfica de este momento. (No tengáis en cuenta mis pintas, por favor).

Cual película de antena 3 de después de comer

Voz en off: «BASADO EN HECHOS REALES»

Imagen

CHOFFFFFF!!!!!

No, no lloré. Es cierto que, por un momento, no le desee cosas buenas a la pobre y desafortunada «joven». Pero una tiene que ser fuerte, a fin de cuentas, te vas a convertir en madre y tienes que estar preparada para todo.

Creo que es bueno que nos tomemos las cosas que nos pasen con sentido de humor, en esta vida es importante, momento filosófico ON, que nos riamos hasta de nosotros mismos. Así que no te tomes las cosas demasiado en serio y procura disfrutar de lo bueno que tiene el embarazo 😉

¡Feliz día a [email protected]!

Cual alcohólicos anónimos, os invito a que compartáis vuestros momentos embarazosos, seguro que los tenéis incluso mejores que el mío xD